"¿Quién no habla de un asunto muy importante, muriendo de costumbre y llorando de oído?"

"¿Quién no habla de un asunto muy importante, muriendo de costumbre y llorando de oído?"
S. Choabert

domingo, 14 de agosto de 2011

G. F.


 Para no renunciar a entender lo que sucedía y adaptarse a los nuevos tiempos, optó por añadir una letra a su apellido, la r. Con este grafema sonante, oral y vibrante distorsionó la denominación que identificaba su pasado y niveló su futuro, soportando los días en la ciudad que le vio nacer y a la vez, desgastando todos los medios del que persigue disfrutar de lo que desea. Siempre se consideró un rebelde poco obediente sobre todo porque a los treinta y cinco años confesó a su amigo J. Salinas que no alcanzaría la cincuenta o al rebatir el discurso de R. Barthes cuando figuraba que el suicidio era algo inmoral e indecente. Entre sus aficiones se encontraba el alcohol, las mujeres con una parcialidad por los discípulos teenager junto con la crítica literaria inconformista en oposición a las ideologías clásicas y tradicionales. Escribía: "por ganas de fastidiar o de interesar a alguien", con la convicción de que cada poema, crítica, traducción que redactaba era lo más importante que había hecho. Su inquietante mirada de El halcón maltés callada tras las gafas oscuras que perpetuamente le recogieron, ocultaba sus ojos azules de detective que desarrolla y soluciona el aparente enigma. Toda la tensión psíquica y muscular que acumuló a lo largo de su vida le produjo un característico rechinar de sus mandíbulas al comer que llamaba la atención de los comensales. Amigo solícito como si cada encuentro fuera el último, tenía una propensión hacía los "conocimientos descoyuntados" que a pesar del discurso deslavazado, desfiguraba con una voz esplendida junto con una oratoria y retórica que embellecía la expresión. Una noche de primavera cumplió una de sus principales advertencias "no me gustaría oler a viejo" y decidió abandonar la fosa en la que lo habían enterrado la ginebra y la perspicacia demoledora.

Amor, llevabas en el mundo
siete mil setecientos sesenta y cinco
días, al cerrarse la noche
en que me llamaste desde tu rincón,
voz que se había compadecido
y me recibías, cuerpo bondadoso.
Qué juego perdido, qué rodar
hasta romper un oscuro ramaje,
siete mil setecientos sesenta y cinco
días, antes de que encontrara
dónde te me habías acurrucado,
amor, para crecer lejos de mí.

Gabriel Ferrater


40 comentarios:

  1. Me ha calado. Hoy me has destrozado, de forma que, dolido, no diré ninguna majadería de las mías.

    Tenía otra opción el amable menda: entrar en la página de Acuarius y cambiarse el nombre en forma radical, como cualquier otro marciano decente.

    Me has dejado tocado. Afligido, así, sin más...

    Pero te beso de igual forma.

    ResponderEliminar
  2. Fe

    La tienes en tus brazos.
    Duermes, y la sueñas,
    y sabes que es un sueño
    todo lo que ves de ella.
    Y el corazón se te arranca,
    tiembla de fe.
    Solamente una cosa
    que le propones
    te da prenda
    de que te querrá despierto.
    Conoce que es un sueño
    lo que le dices de ella,
    pero que por debajo
    del sueño, es ella
    la que tienes en tus brazos.

    (G.F.)

    MUchas gracias por tus sugerencias,
    siempre enriquecedoras.
    Disfruta de la alegría
    que nos provocas.

    salud

    ResponderEliminar
  3. voy a ser simple, y directa:

    tu texto me voló la cabeza y la ginebra!
    y el poema pff ya se me instaló...

    un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  4. vaya manera de despertarme este domingo, con tu texto y tu poema magnífico... lo llevaré grabado en el alma, mientras llega tu próxima entrada!
    saludos desde el maestrazgomagico.blogspot.com
    RAUL

    ResponderEliminar
  5. Malo es llenar una fosa por culpa de la ginebra, y más a tan temprana edad, hay mejores formas de no oler a viejo
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. una entrada que va directa a la vena,al corazón y las entradas. El poema genial.

    ResponderEliminar
  7. Había oído hablas de Ferrater, pero nunca leí nada suyo. Gracias, guapísima.

    Hoy nos quedamos con sabor agridulce, por la forma... por el fondo... por las ausencias -demasiado tempranas- que se asomaron a estas letras

    Un beso de domingo, para ti

    ResponderEliminar
  8. Es el miedo que tenemos todos, y del que muy pocos se libran. Guapa entradita. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Que respeto universal que da tener enfrente a un sujeto que sabe con certeza detalles de su destino y aún así, actúa en consecuencia.
    Que profunda melancolía se me instaló tras los ojos después de leer...
    Aún así, tus posteos son demoledoramente increíbles!
    Besos!!

    ResponderEliminar
  10. Un tipo raro, muy raro; pero no podemos negar su inteligencia y autenticidad. Al fin y al cabo, vivía, o moría, como sentía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. "...No me gustaría oler a viejo" hay personsas que no quieren llegar a esos momentos, terrible decisión.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Quiero ver fotos... ya sabes mi email

    ResponderEliminar
  13. Impresionante!
    Saber su historia es darse de bruces o quedar con una sensación de angustia.
    Tomar una decisión y llevarla a cabo.
    Me pregunto siempre cual sera las lineas de la vida que pasan en ese momento.

    Me gusto tu doloroso escrito.
    Un beso Amiga!

    ResponderEliminar
  14. La vida es a veces una carga imposible de conjugar con la genialidad.
    Buen texto.
    Un abrazo agradecido.

    ResponderEliminar
  15. Un texto excelente como con los que sueles embriagarnos, con ginebra y un halo de existencia que cae como la piel caduca.
    Me hiciste pensar en la decadencia de los versos de Ginsberg y en su poema Muerte y fama.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Uno de mis poetas favoritos. Algunos de sus poemas se me quedaron grabados para siempre. El gran de St. Cugat... a mi entender no tendría que haberse ido tan pronto, pero así fue su voluntad.
    Gracias por tu vistia. Nos seguimos!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  17. ohhhhhhhhhhhhhh!!!!!!!!! es bello, bellísimo tu relato! y el poema de cierre!


    mil besos*

    ResponderEliminar
  18. ¡Jo!
    ____________________

    Otra: hasta por blogguer chateo ya.
    ____________________

    Otra: ¡Ainsss...!
    ____________________

    Otra: Te cogía y te comía a besos

    Yastà.

    ResponderEliminar
  19. ¡No tiès tú guasa ni nà! ¿Quierè parà d' una bè?
    :)

    ResponderEliminar
  20. Me ha pasado como a Pepe...me has calado hondo y me has llegado al alma.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. Sólo somos viejos el día en que dejamos de soñar.... ese día ciertamente olemos a viejo pues lo somos ...

    Paz&Amor

    Isaac

    ResponderEliminar
  22. Esto si que es fatal, mira que con agregar una r a tu apellido o nombre podrás borrar el maldito pasado...

    ResponderEliminar
  23. Nuestros miedos de no encajar, de pasar por la vida demasiado deprisa no los podemos esconder ni detrás de una letra, ni hundirlos en el alcohol. Saludos.

    ResponderEliminar
  24. Compruebo que no sólo no te estancas, si no que amplias y mejoras redondeando tus escritos con magníficos poemas.

    Quería trasmitirte el agradecimiento de parte de Josele Ferré y de María por tu comentario en la entrada dedicada a ellos , me ha dicho que os lo diga. También las gracias de mi parte.
    (Yo sigo en pausa)

    Nos vemos pronto

    ResponderEliminar
  25. Tu sensibilidad y tú me tienen loca. Qué lindas somos, maifren.

    Besos de paseo.

    Estoy llegando, estoy llegando.

    ResponderEliminar
  26. Ser auténtico y darse cuenta a tiempo, dos cosas tan difíciles de lograr, me gustó mucho el final pero mas me ha gustado que me has dejado pensativo sobre advertencias que tendré algún día que cumplir.
    Cariños.

    ResponderEliminar
  27. Hoy me gustaría presentarte mi blog, es decir, un blog que tengo abandonado, el blog que quiero retomar. Es este:

    http://jesusvolverapronto.blogspot.com/

    Por favor, maifren, échale un vistazo y dame tu sincera opinión.

    (Este comentario será copy-paste en diferentes bitácoras sin cambiar una sola coma, en claro homenaje a Ricardo, un amigo de Valencia que me instruyó en estos métodos).

    Gracias, y que la brisa del mar te arrulle con su calor.

    ResponderEliminar
  28. Muy interesante. Me gusta eso de ser consecuente con los enfoques propios. Y también eso de escribir por ganas de fastidiar. Eso me pasa muchísimo, aunque no lo hago con mucho éxito.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. Como llega este texto! Directo!
    El poema una hermosura!

    ResponderEliminar
  30. Se agradece tu visita y comentario. Como me mandaste un mensaje por e-mail de agradecimiento sobre mi comentario, supuse que querías seguir participando en mi blog que solo tendrá un máximo de 10 invitados. Salu2.

    ResponderEliminar
  31. Ufff. Prefiero el vodka; Contigo siempre aprendiendo, gracias.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  32. grande este lugar, demasiado, y nos hace retroceder muy bien.

    ResponderEliminar
  33. El texto es una colmillada a la yugular, y allí se queda hasta asegurarse que el lector sienta el cumplimiento de ese no querer "oler a viejo" dejando el final más que signado. Los versos de Gabriel Ferrater rematan la prosa con la dignidad esperada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Qué bien narrada esa vida. Cuántas cosas pasadas y con qué entereza y lucidez las enfrentaba.

    Muy bueno el poema.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Tu hueles a vida en flor...

    Paz&Amor

    Isaac

    ResponderEliminar
  36. Tarde... pero seguro!
    ¿Qué decir que no hayan dicho?
    A veces me pregunto si no existe una relación entre adoptar esas conductas y la genialidad... o al revés, pues el arte está lleno de ejemplos.
    Un beso, mi querida amiga.
    HD

    ResponderEliminar
  37. Conectar con los beneficios morales de sentirse como una mierda es tarea ardua, pero fructífera...

    ResponderEliminar
  38. En mi opinión la vejez es otra etapa de la vida que hay que aceptar vivir con toda naturalidad (si es que llegamos a ella). Hay que desechar topicazos.


    Bss.

    ResponderEliminar