"¿Quién no habla de un asunto muy importante, muriendo de costumbre y llorando de oído?"

"¿Quién no habla de un asunto muy importante, muriendo de costumbre y llorando de oído?"
S. Choabert

lunes, 23 de enero de 2012

Metonimia





Entre dos ataques de tos miré hacia un lado sin volver la cabeza hacia la cajetilla de tabaco rubio que hallé sobre la mesa que resultó ser la marca de cigarrillos que él fumaba. Desde ese momento, sentí una pequeña atracción de algún trato de favor hacia aquel hombre que tenía frente a mis ojos. Mientras dejaba caer los huesos de pollo en el plato, sus palabras se tornaban en delgadas fibras del tejido orgánico que configuraba la composición de su veteranía, envueltas en el interior de sus canas. Y antes de que llegara el postre, un cigarrillo se instaló en sus dedos. En ese instante presentí como alguna vez él se dejó llevar y me concedió un Sabines con un quiero fumarte, beberte y pensarte. "¿Te parece bien que te quiera nada más una semana? No es mucho, ni es poco, es bastante. En una semana se puede reunir todas las palabras de amor que se han pronunciado sobre la tierra y se les puede prender fuego. Te voy a calentar con esa hoguera del amor quemado. Y también el silencio. Porque las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada". Él nunca me apremió con la conveniente ejecución de sus deseos inmediatos, tan solo esperaba  a que sintiera el gusto y el agrado de ser yo, la que compartiera un pitillo con él en cada uno de nuestros encuentros. Ahora que mi ropa huele al humo de este tabaco, no veo donde caen los visajes de aquel rostro mientras esperaba mi sonrisa y entusiasmo. Por el efecto del calor, me dilato en ese extraño desplazamiento.

33 comentarios:

  1. Maravilloso. Cada vez me derretís un poco más, y eso que no llevás canas, ni veteranía, manejás las palabras como si fueses un equilibrista. Me maravillo, y la cita a Sabines, mata

    ResponderEliminar
  2. ya sabes,
    "tírate al fuego y si quema grita...luego vas y te pintas los labios con dinamita". El problema del lenguaje es que es simbólico, intenta ser fiel al comunicar sentimientos, pasiones, pulsiones...pero, en ocasiones se queda corto y han de ser las miradas, el roce de los labios y el aliento del silencio más inmenso, lo que nos haga comprender que somos en virtud de lo que amamos.
    Y, puede ser que, a veces,
    también amemos el lenguaje...
    aunque en el fondo sea una ardiente pasión
    (no correspondida) que nos lleva presos de la mano
    de quien lo escribe.

    ResponderEliminar
  3. Compartir un pitillo...siempre me ha parecido una escena extraordinariamente erótica. Cuando se comparte el mismo cigarro, poco queda sin compartir...

    Una abrazo

    ResponderEliminar
  4. nada como abrir la ventana para ventilar

    ResponderEliminar
  5. Me gusta mucho lo que escribe y, sobre todo, cómo lo escribes.
    Con tu permiso, espero, lo asomo a mi ventana.
    Mil besos desde el Sur.

    ResponderEliminar
  6. Me encanta ese sentimiento de "momento previo", que destila el texto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Nunca se quiere bastante, cuando el amor atenaza, embriaga. Cuando el pitillo fumado a medias, puede se inicio de caricias o sosiego después de la batalla.
    Leerte es dar un salto mortal en el vacío, con solo la cierta red de tus bellas y justas palabras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Fumémonos hasta que se confundan todas las cenizas.

    Abrz.

    ResponderEliminar
  9. Dejé de fumar hace tres años... hoy, al leerte, hubiese encendido uno con muchísimo placer sobre todo por lo bien que has jugado con Sabines. Te felicito :)

    dos abrazos

    pd en el loco te respondí a la pregunta sobre Josefina Castellví, que no conocía y ahora sí, gracias a ti :)

    ResponderEliminar
  10. Me gusta esas dulces palabras de amor imposible, porque lo es cuando hay límite de tiempo, o de espacio o de sentimientos... el tabaco ayuda a combatir la nostalgía.. un saludo

    ResponderEliminar
  11. Es lo que dices y lo que no dices, es la cita a Sabines, y tus propias palabras. Es fuego y ceniza...es fantástico.

    Enhorabuena
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Cigarrillos y tos, relación contraproducente. Cigarrillos y amor, es otra cuestión... contraproducente o no, depende de cada quien y de cada situación.

    Hace años le di un portazo al tabaco y fue una sabia decisión.

    Bss.

    ResponderEliminar
  13. Una semana puede contener más vida que toda una existencia. Hay quien daría toda la vida por siete días.
    Me alegra verte de nuevo.
    Volveré dentro de dos semanas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. metáfora del recuerdo


    besos, maestra*

    ResponderEliminar
  15. Rediós, qué bien escrito. Y qué convincente.

    Pero no siempre las mejores palabras de amor surgen del silencio. A veces, cuando se escuchan, incendian.

    Un beso

    ResponderEliminar
  16. El relato me ha encantado, por lo bien que lo has estructurado, y por el desenlace. Yo que no soy fumadora, me he imaginado con un cigarrillo entre las manos, como en las peliculas. Para los no fumadores se comparten otras cosas :)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Esa verdad que una semana puede dar de si mucho, para decir muchas cosas y para sentirlas. Pero la mayoría de las veces se queda corta, y se desea más y más. Recuero cuando era fumador que a veces el humo del cigarrillo embelesaba y fluían recuerdos sin cesar.

    Estupendo relato
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Y el olor del humo es tan persistente...

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  19. Que bueno este corto y profundo paisaje de palabras y sensaciones. Una semana o un día o una hora...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. La nada o el silencio, tiene muchos ruidos ...

    Abrazo, Monique.

    ResponderEliminar
  21. Tu ya sabes, que escribes muy bien o al menos a mi me dejas siempre pensando, saboreando como ese cigarrillo, el texto. Creo que ya te lo he dicho en otra oportunidad.
    Este especialmente y con la cita de Sabines, concuerdo con el amigo "el joven" me mato.

    "las mejores palabras de amor, están entre dos gentes que no se dicen nada".

    Un abrazo querida amiga!

    ResponderEliminar
  22. Un hermoso relato, mi querida amiga, creo que la vida es una constante metonimia (entre otros tropos lógicos), pues la vida se trata de ir desplazando el acento sobre diferentes temas, actividades, reflexiones, amores...
    Principalmente la vida de alguien que escribe.
    Un beso.
    HD

    ResponderEliminar
  23. Espero curarme de ti en unos días. Debo dejar de fumarte, de beberte, de pensarte. Es posible. Siguiendo las prescripciones de la moral en turno. Me receto tiempo, abstinencia, soledad...


    Sabines, cómo me gusta!!, no sabes cuánto me gustan sus poemas y este especialmente. Tienen todos la fuerza implacable del hombre enamorado, apasionado y me encantó que lo incluyeras en tu relato de hoy.

    Que por cierto es tan claro, tan extrañamente claro a mis ojos y a mi entender que por un momento me hizo pensar en releerlo. Debo estar consiguiendo abrir mi cerebro a tus letras, linda. Reconozco siempre que tengo partes anquilosadas, pero ya ves...van cediendo, jeje

    bueno, me encantó. Beso enorme

    ResponderEliminar
  24. O mellor dos teus textos son as relecturas. Nunha primeira lectura, custa descifralo, mais na segunda, na terceira... xa van aparecendo novos significados, novas e diferentes evocacións... Como unha escena de cine, algún obxecto ou situación que nos leva o pensamento a momentos do pasado e logo, a pegada dos olores, o rastro do que quedou no recordo...
    Saúdos

    ResponderEliminar
  25. O mellor dos teus textos son as relecturas. Nunha primeira lectura, custa descifralo, mais na segunda, na terceira... xa van aparecendo novos significados, novas e diferentes evocacións... Como unha escena de cine, algún obxecto ou situación que nos leva o pensamento a momentos do pasado e logo, a pegada dos olores, o rastro do que quedou no recordo...
    Saúdos

    ResponderEliminar
  26. Hoy si comprendí bien. Me gusta mucho ese poema de J. Sabines.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Y después, un cigarrillo en compañía. En silencio. Una semana. Dos. Tres.
    Y besos, Esi.

    ResponderEliminar
  28. "Cada memoria enamorada guarda sus magdalenas y la mía -sábelo, allí donde estés- es el perfume del tabaco rubio que me devuelve a tu espigada noche, a la ráfaga de tu más profunda piel. No el tabaco que se aspira, el humo que tapiza las gargantas, sino esa vaga equívoca fragancia que deja la pipa, en los dedos y que en algún momento, en algún gesto inadvertido, asciende con su látigo de delicia para encabritar tu recuerdo, la sombra de tu espalda contra el blanco velamen de las sábanas."

    Directo a Cortázar me envió este relato encantador.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  29. Una semana es una buena medida. Quizás le entren todas las palabras de amor, pero habría que apurarse mucho. Diez días creo que es un justo tiempo.

    Muy bueno.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  30. Mejor el silencio que las palabras forzadas o forzosas, fabuloso momento el de expulsar la primera bocanada de humo tras haber incendiado el espíritu. ¿Que importa la tos? No es momento de preocuparnos por ella.
    Un abrazo Esilleviana.

    ResponderEliminar
  31. Muy buen retrato de un encuentro-desencuentro,he sentido hasta el pollo, Bueno tanto no, a ver si termino los examenes y me pongo al día, echo de meno andar zascandileando por aquí.
    Un beso

    ResponderEliminar
  32. No es mucho, ni es poco, es bastante. En una semana se puede reunir todas las palabras de amor que se han pronunciado sobre la tierra y se les puede prender fuego.

    y qué si pasa eso?
    ay, ya pensarás que estoy loca, pero viste que siempre extraigo algo de tus relatos, algo que puede funcionar por sí sólo en este caso, y me fascina, son como pequeños descubrimientos que te hago.

    Besotes, seguiré leyendo los últimos posts

    ResponderEliminar