"¿Quién no habla de un asunto muy importante, muriendo de costumbre y llorando de oído?"

"¿Quién no habla de un asunto muy importante, muriendo de costumbre y llorando de oído?"
S. Choabert

sábado, 9 de abril de 2011

Supresión de sentimientos






En ese fragmento breve de tiempo se percibió como una inadaptada, con una personalidad anómala y huidiza, aislandose del resto sujetos que surcaban su rostro como una cicatriz. Mientras su semblante se materializaba en una adecuada receptividad y expresivad y, sus palabras se disfrazaban de matices con determinados retoques junto con una efusividad decorada con abrazos y palmaditas en la espalda, asistía a un tratamiento dañino y perjudicial: la ablación glaciar por la rotura y separación de un iceberg. En sus momentos de ocio y tiempo libre se liberaba de la opresión del sentimentalismo y sensibilidad de las novelas rosas, omitiendo su finura y delicadeza para distorsionar su caracter y personalidad en un individuo de la zona de Cafrería, con un tono zafio y modales groseros, sin miedo a perder lo poco que tenía. Continuamente pensaba que una persona sensible no se deleitaría haciendo el mal a los demás, disfrutando de cómo sufren los otros, comportando excesivamente duro. Tal como los padres sensibles que abandonan sus hijos en los balcones o los propios "Enfants Trouvés" buscando lágrimas, disgustos, paseando por las filas de cunas como por una pradera. O como aquellos individuos capaz de intoxicar, con sus palabras y actuaciones, a todos los que encuentran en el contorno más próximo y sin embargo, consentir y tratar con excesiva condescendencia a su perro. O a modo de los dirigentes de cualquier empresa, que pueden llegar a mostrarse muy cariñosos y afectuosos en la celebración del retiro del mundo laboral de un antiguo empleado, después de la edad exigida por ley y a la vez, ser despiadado y cruel al destituir y prescindir de los servicios de uno de sus trabajadores. Será que el cercenamiento de lo conmovedor y emocionante nos hace adaptable y plegable como una cómoda aspiradora, adiestrandonos en la dificultad que lleva consigo la vida en común con otras personas.

25 comentarios:

  1. Si te vuelves una màquina, la vida te serà mas simple.

    Pero no es vida.

    Buen fin de semana.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hay incluso un proceso más doloroso en el cual pasas de llorar a mares hasta que se te sequen los lacrimales: en lugar que te lo cercenen, es que durante toda tu vida te vas volviendo insensible, reflectivo a las cosas que te provocan emociones e indiferente a todo. Más doloroso y más patético.
    Buen finde Esil!!
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  3. Hola Esilleviana. Yo creo que muchas de las cosas que hacemos son mecanicas, ya no nos guia tanto el corazón como antes. besos.

    ResponderEliminar
  4. Es todo tan complicado, cómo mantener la serenidad en los momentos en los que se pierde la esperanza, en los que se intenta no armar ruido y retirarse sin estropear nada más. Es tan complicado renunciar al ser amado...imaginarle en brazos de otro, y asimismo desearle felicidad, porque fue la idea
    que nos movió a amarle. Y puede quedar algo de amistad...y puede quedar algo de nosotros arañándole el corazón...allí en la distancia, en los temidos silencios que se avecinan. En los terribles recuerdos de los momentos felices vividos que ya no volverán a suceder...
    Es tan duro morir, porque se pierde nuestro único bien, la vida...nuestra vida.

    SAlud y una grata resurección...

    ResponderEliminar
  5. Aprendemos a mimetizarnos con el entorno, difuminarnos, despersonalizarnos para no sufrir... claro que también nos llama ese lado oscuro y nos incita a ser -por una fracción de segundo- aquél que ocasiona dolor, no quien lo sufre.

    Me impactó: "la ablación glaciar por la rotura y separación de un iceberg"... genial, amiga-hermanita :)

    dos besos

    ResponderEliminar
  6. Olá passo por seu blog para convidar você a visitar o meu, que é dedicado a cultura. De segunda a sexta feira noticiário cultural aos sábados minha coluna poética ás 09 horas da manhã e ás 5 da tarde Chá das 5 sempre com uma participação especial. Irei aguardar sua visita lá. Abraços sucesso em seu blog. O endereço é informativofolhetimcultural.blogspot.com

    Magno Oliveira
    Twitter: @oliveirasmagno ou twitter/oliveirasmagno
    Telefone: 55 11 61903992
    E-mail oliveira_m_silva@hotmail.com

    ResponderEliminar
  7. Una persona sensible no hace daño expresamente pero a veces nos embarga una especie de esquizofrenia social que sólo permite vernos a nosotros mismos..

    ResponderEliminar
  8. Esi!, la obra que viste no es mía jajaja. ese blog sólo lo gestiono, el contenido no es mío, osea no es mi obra. yo redacto nada más (: visita papam!

    un abrazote! muchas gracias por tus ánimos

    ResponderEliminar
  9. No lo dudes. Gente cercenada anda por todos lados. Un beso. Dany

    ResponderEliminar
  10. No es bueno dejarse atrapa y como un robot apretar los botones de los sentimientos que necesita la ocasión... pero nadie esta ajeno, aunque si estamos cerca de parar y verlo.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Nada mas triste que cercenarse por el calendario. A por que no pase.

    Beso grande!

    ResponderEliminar
  12. Los sentimientos salen a flote a pesar de las cicatrices.
    Besitos, Esi

    ResponderEliminar
  13. ablación glaciar por la rotura y separación de un iceberg....
    todavía me da vueltas por la cabeza, esta ablación...este apocalipsis.

    eres grande esi...sigue deleitándonos
    que al final aprenderemos.

    ResponderEliminar
  14. Interesante reflexión. Es para detenerse y pensar.

    ResponderEliminar
  15. me encanta tu historia posmoderna, la delicadeza de tu vocabulario para expresar la crudeza del mundo.

    mil besos*

    ResponderEliminar
  16. Siempre se ha dicho que Hitler se emocionaba e incluso lloraba con la poesía y escuchando a Wagner.
    Tener y demostrar sentimientos no quita de ser cruel con los demás. si éstos no van acompañados de su correspondiente dosis de Empatía.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Una forma de acomodarse al contexto...

    ResponderEliminar
  18. Entiendo que la primera parte del relato, dibuja a una persona que esconde sus propias frustraciones (inadaptada, personalidad anómala, huidiza, solitaria) tras esa máscara más extrovertida que a todos nos gustaría poseer.
    Tanto fingimiento se acaba pagando y hace salir a la luz el verdadero yo. No es cierto que por simple distracción distorsione su carácter y personalidad; es el Jekyll que se transforma en Hyde y que poco a poco acabará imponiéndose.
    No sirven las disculpas. En nuestro fuero interno, nadie se hace adaptable y plegable… a no ser que sea idiota, o carezca de conciencia.

    Salu2.

    ResponderEliminar
  19. Hay sentimientos que el antifaz que nos ponemos no los puede esconder, siempre habrá un gesto, una palabra, una mirada que delate lo que de verdad hay en nuestro interior, pero hay que estar muy atentos a esos detalles, porque los antifaces, hoy en día, tienen mejor calidad que los de antes y nuestra vista está mas cansada. Un abrazo y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  20. cuando los apendices sirven para algo mas que autogestionarse...
    una ablacion maravillosa...

    un petó

    ResponderEliminar
  21. No logro cercenar lo conmovedor y emocionante en mí. Aunque a veces pienso que ser un poquito como la protagonista de esta historia no me vendría nada mal.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  22. sabes q te sigo y no quiero atosigar...
    disculpa mis arrojos, y volvamos a vernos
    entre las líneas, como siempre con esa magia
    que domesticas.
    besos)

    ResponderEliminar
  23. Qué bien escribes!
    Creo que adoptar el ritmo de una máquina y enmascararse , aparentando insensiblidad, es una manera de preservarse de las agresiones del entorno circundante.
    Pero... en cualquier momento la verdadera identidad aflora y aquellas lágrimas que se secaron impostando indiferencia vuelven a resbalar.
    Supongo que uno , a veces, oculta los sentimientos para no mostrarse vulnerable ante los demás.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar