"¿Quién no habla de un asunto muy importante, muriendo de costumbre y llorando de oído?"

"¿Quién no habla de un asunto muy importante, muriendo de costumbre y llorando de oído?"
S. Choabert

domingo, 17 de abril de 2011

Especialmente querido

                                                      Mirta Massa



Como un verso suelto que no forma rima perfecta ni imperfecta, se constituyó algo parecido a una sociedad comanditaria muy particular: dos de los socios respondían, de un modo ilimitado, a deudas sociales y participaban en la gestión de la misma y un tercer socio comanditario no intervenía en tal gestión. Y así se cimentó aquella suerte de consorcio, en el que los tres individuos tenían intereses comunes. Él, era el empleado de su marido y Ella pasaba mucho tiempo sola. Su esposo viajaba, tenía un cargo de responsabilidad que le hacía desplazarse por distintas ciudades, supervisando y controlando la empresa. Progresivamente, Él fue internándose en su vida sin anunciarse. Gradualmente, de un modo progresivo se originó entre ellos, una historia de amor ridícula y esdrújula. Ridícula porque más allá de las experiencias de ambos, ese idilio, la adoración que sentían el uno por otro y la aflicción por no poder estar siempre juntos, solo lo captaban ellos. Ante los demás, solo se percibía dos adultos demostrándose su cariño, con toda clase de mimos y zalamerías, rodeados de saliva del modo más ridículo y extravagante. Y esdrújula porque todas las historias de amor tienen un enamoramiento, el final y todo lo que transcurre hasta que caduca y fenece, de los tres momentos, el acento o mejor, la virgulilla corresponde al primer período. Por lo demás, su aventura cruzó por todas las disposiciones del amor: el encuentro, la conquista, el apasionamiento, la obsesión, la comunicación, los celos, la consideración, la degradación de los sentimientos y  la agonía de aquel amor. En el esbozo de ese amor siempre dialogaron acerca de promesas del porvenir y en la decadencia de la consumación, solo encontraron lo remoto.

31 comentarios:

  1. Vaya!, parece que estamos inspirada. También me ha gustado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. jejeje... el símil de las sociedades me ha dejado con la boca abierta jajajaja...

    Genial, desde la primera a la última palabra, bravo :)

    abrazos dos, beso uno

    ResponderEliminar
  3. Hola, Esi. Muy bien relatado, yo lo titularía: cronica de una muerte amorosa anunciada.
    No se puede vivir en constante fase de enamoramiento.
    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  4. A mi me da la impresión que este amor del que hablas, no llegó a consumarse...en un enamoramiento lleno de esbozos de un porvenir que nunca sucedió...

    Tal vez hubo alguien que echó más leña, y quizás el otro se limitaba a dejar que las ascuas le reconfortaran en un invierno demasiado angosto como para renunciar a una
    sobremesa tan halagadora.

    Mas que ridículo pudo considerarse extraño, más
    que extravagante pudo ser pasión nacida en un nido deshabitado. LO remoto, lo ignífugo..
    es algo que puede estar por llegar. Estemos atentos a los acontecimientos, porque:

    "Quien es capaz de acariciarte el alma
    te convierte en dulce rehèn de su pasión,
    en perpetuo complice."

    salud y aún queda mucho por sentir...

    ResponderEliminar
  5. encontrar lo remoto...es como reiniciar, entonces.

    besos*

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno!
    "Un amor ridículo y esdrújulo".
    El recorrido por los momentos de la historia de ese amor " esdrújulo" retrata las escalas que hay que transitar para llegar al momento de la decadencia en que sólo "se recuerda lo remoto".
    Me quedé pensando que la ridiculez inevitable de los primeros esbozos del enamoramiento valen la pena... aunque se presienta que el final acecha indefectiblemente.
    "Es tan corto el amor
    Y es tan largo el olvido..."
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. pero aún así, fue especialmente querido...

    me quedo con eso!

    te abrazo

    ResponderEliminar
  8. Respuesta cuadros:
    muchos de los cuadros que han desaparecido o deteriorado hasta el punto de ser irreconocibles... te dejo este enlace para ver algunos de ellos clic

    abrazos :)

    ResponderEliminar
  9. Si al final va a ser lo más típico-tópico del mundo mundial. Jo, me siento medio normal. Que alguien me dé un guantazo. Porfaplis.

    A ver qué tal se me da con el celibato.

    Biquiños intempestivos.

    ResponderEliminar
  10. Los que se internan en el futuro y viven únicamente de él, desperdician lo frutífero y dulce de presente. En los sueños está lo deseado y en los hechos está el premio.
    El porvenir siempre está arribando pero nunca terminar de estacionarse en nuesto andén...

    ResponderEliminar
  11. Un amor esdrújulo. Me encantó esa definición. Si los habré tenido. Beso grande!

    ResponderEliminar
  12. Algo en común tienen los amores lícitos y los ilicitos, ambas versiones desembocan en la decadencia...

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Agonia, degradación,apabullante relato de un amar que queda atrapado entre palabras sin existir la posibilidad de ser acariciado o probado..
    Gracias por tu visita,un placer haverte encontrado,mil abrazos llenos de ternura.

    ResponderEliminar
  14. Así es, y ojalá terminara siempre tan bien como lo has escrito.

    Una vez más, ¡mis felicitaciones por lo bien que escribes!

    (http://anapedraza.blogspot.com/)

    ResponderEliminar
  15. Son terribles las últimas fases de amor o, si se quiere, las primeras del desamor, que no es más que volverse a ver solo, con el otro hecho añicos en el espejo.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Me place tu escritura medida y cerebral, mas con bellos hallazgos metafóricos. Me alegra que nuestras letras se entrecrucen en el ciberespacio, cual flores de hojalata.
    Sí: el amor tiene fecha de caducidad, como los yogoures (sic). A tus "pieses".

    ResponderEliminar
  17. Nada más efímero, que aquello que queremos hacer eterno. Buen texto (como siempre)

    Abrazo

    ResponderEliminar
  18. En la decadencia de la consumación sólo encontraron lo remoto. ¿Quiere decir que ese amor no se cimentó en base verdadera para que no llegara la decadencia??Dificil llegar a buen término en el amor pero parece que ese ciclo que comentas es el más común..

    ResponderEliminar
  19. Estas historias de amor/enamoramientos se repiten ad infinitum y soñamos con que la "nuestra" es la más grande de todas las historias de amor, y siempre pasa lo mismo, la decadencia.
    Brillante y un beso.

    ResponderEliminar
  20. Estos triangulos son muy peligrosos, de estas historias no suele salir nada bueno, además ya lo decía Cela, donde tengas la olla...
    Un beso

    ResponderEliminar
  21. Siempre es hermoso lo vivido, cuando nos deja una bella huella en nuestro interior.
    Preciosas letras.
    Gracias por tu paso por mi orilla, me ha gustado tu blog.
    Volveré.
    Besos y susurros cálidos

    ResponderEliminar
  22. Supongo que puede pasar. Realmente, bajo esa palabra tan manida "amor" se esconden muchas cosas, tal y como sugieres. Pero soy de los que creen en él, qué le vamos a hacer.

    Un beso

    ResponderEliminar
  23. es lindo de veras...aunque con cierto aire lacónico.

    ResponderEliminar
  24. Hay amores que nunca mueren, pero si enferman, pero con un tratamiento intensivo de espontaneidad, romanticismo, buen sexo y... la mayoría de las veces unos baños de billetes de 500€, podría sanar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. ¿Será que va a ser verdad que el amor eterno dura tres años y 25 días?

    Excelente relato, Esi.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Nos imaginamos cosas que luego nunca serán y nos inventamos un amor que pocas veces existe. Así nos va. De esdrújula en esdrújula.
    Besitos, Esi

    ResponderEliminar
  27. "... una historia de amor ridícula y esdrújula."

    De las mejores que pueden haber.

    El final es preciso y precioso.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  28. La decadencia de un amor (o de tres amores) puede hacerse crónica, nunca dijiste que hubiese terminado...sólo extendiste el horizonte... Fantástico!!! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. se me ocurre que un amor así tiene condimentos muy especiales que lo hacen más especial aún. Uno de ellos es "ser prohibido" y a partir de esa virtud florece todo lo de alrededor.

    pero tambien debo reconocer que como cualquier otro amor tuvo sus etapas, que por lo leido se fueron cumpliendo a rajatabla

    besos linda, me encantó

    ResponderEliminar
  30. Me ha encantado, es muy bueno. Ahora me voy de "semivacaciones de semana santa" y no sé si me podré llegar a conectar hasta el lunes. Un abrazo y disfruta... (Me gusta mucho leerte)

    ResponderEliminar