"¿Quién no habla de un asunto muy importante, muriendo de costumbre y llorando de oído?"

"¿Quién no habla de un asunto muy importante, muriendo de costumbre y llorando de oído?"
S. Choabert

viernes, 22 de abril de 2011

Déjà senti




La mañana de un viernes de abril, cuando se cumplían tres años de la muerte de su padre, recibió una llamada inesperada. Después de muchos meses sin saber de él, consideró que el timing adecuado para que sucediera esa comunicación en el instante oportuno, era esa ocasión. Tenía un propósito en mente, tomarse el trabajo de acudir a su casa para recoger el recoger, a modo de matrioskas o la mise-en-abîme, imbricando la coima que debuta como equidistantes cumbres por donde rebasó la astucia. "Haz lo que quieras", fue la única respuesta que ella le contestó, a lo que él respondió: «Nadie, ni siquiera Dios todopoderoso en el cielo, puede hacer lo que quiere. Todos, absolutamente todos, estamos condenados a hacer sólo lo que podemos». Acabó con aquella comunicación sin protocolos y artificios. Aquella no había sido una buena conversación, pero era la primera que mantenían después de tanto tiempo. Sopesó si reciclar un antiguo amor, ahora que ella ya no era la misma que él conocío a pesar de que sentía como ella, la perpetua, la de siempre, la que sobreviene, la recién incorporada y afirmaciones contradictorias, con segundos de personalidad ambivalente. ¿Y por qué no ese viernes noche?  Un viernes de cinco segundos de risa para consumir la inobservancia de sus poderes, mientras él hablaba de su conciencia. Pero todo se convirtió en una experiencia déjâ vécu de sensaciones conclusas en lo más interno del abismo, ofreciendo otro alcance con apariencia discrepante, siendo un breviario alado que depositaba ideas sin asegurar nada.

30 comentarios:

  1. A veces suceden finales no deseados. Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Espero que no fuera Viernes Santo. Que está mal visto lo de la carne. Y lo del abismo, y todas las palabras que rimen con 'calvario'.

    "Los congregados en Theleme empleaban su vida, no en atenerse a leyes, reglas o estatutos, sino en ejecutar su voluntad y libre albedrío. Levantábanse del lecho cuando les parecía bien, y bebían, comían, trabajaban y dormían cuando sentían deseo de hacerlo. Nadie les despertaba, ni le forzaba a beber, o comer, ni a nada.
    Así lo había dispuesto Gargantúa. La única regla de la orden era ésta:

    HAZ LO QUE QUIERAS

    Y era razonable, porque las gentes libres, bien nacidas y bien educadas, cuando tratan con personas honradas, sienten por naturaleza el instinto y estímulo de huir del vicio y acogerse a la virtud. Y es a esto a lo que llaman honor".

    Francois Rebelais

    ResponderEliminar
  3. "Sensaciones conclusas en lo más interno del abismo..."
    Difícil es reciclar un antiguo amor .Difíci aunque no imposible .Depende de esas certidumbres que vociferan desde la interioridad si vale la pena o no .Y si se tienen ganas de sostener el arduo trabajo del reciclaje.

    Interesante aporte de Larisa con Rabelais.
    Y el tema del viernes santo porque está mal visto lo de la carne...(Me causó mucha gracia.Chispeante!!!)
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Reeditarse nunca es bueno. Lo que pasa bajo el peine del tiempo nunca vuelve a ser igual. Beso grande Esi.

    ResponderEliminar
  5. En algo coincido......hacemos lo que podemos. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Justo me agarraste escribiendolo. Ya está hecho. Cuando quiera, pase y lea.

    ResponderEliminar
  7. Del abismo de un amor dejado atrás e intentado reavivar no se recupera ni un alma templada.
    De una mala conversación no queda más que un sabor amargo de incomprensión.
    Uno encara una nueva ocasión creyendo que será única y se torna repetida y es frustrante y es definitivo.

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola!
    El abismo de las querencias es de todos...

    Saludos de J.M. Ojeda.
    Buen fin de semana.
    P.D. Bonito texto.

    ResponderEliminar
  9. Todos hacemos lo que podemos, pero una nueva oportunidad puede brindar luz. Cabe la posibilidad de abrir de par en par una puerta que aguardaba entreabierta...como su boca húmeda sin protocolo ni artificio. Como sus manos llenas de caricias, las de él...paciente y devoto, abnegado y entregado a una mentira tan dulce...como quizás terriblemente efímera. Ni la eternidad que resplandecía en su mirada podría renovarla por mucho más tiempo. Sin embargo él se agarraba al clavo que prendía en sus pies, los de ella...los que albergan la alegría...la de él.

    salud

    ResponderEliminar
  10. Hacemos lo que podemos pero a veces podríamos hacer un poco mas si el sacrificio mereciera la pena. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Después de tanto tiempo nada puede ser ya igual ni creo que se abuena idea un recomienzo.

    Sí, hacemos lo que podemos y lo que nos dejan. Ojalá hubiese podido antes...

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Estoy de acuerdo con el Tano y con TriniReina: El tiempo no perdona... cualquier tiempo pasado fue mejor.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Lo que pasó... Un texto muy bueno, amiga, nos muestra una realidad harto conocida. Me gusta como usas términos en francés en el texto, algo de lector de Tolstoi ha quedado firme en mí.
    Un beso.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  14. Interesante relato.

    Saludos

    Vainilla

    ResponderEliminar
  15. Hola Esilleviana. Es difícil hacer las cosas bien en la vida, casi siempre nos equivocamos. Besos.

    ResponderEliminar
  16. "No podemos bañarnos dos veces en el mismo río..."
    Heráclito dixit
    :)

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Despues de visitar mi blog, te he querido devolver la visita y ver que es lo que cocinas en el tuyo. Me he quedado prendada por tu manera de relatar tan lleno de poesia, y como dice Humberto, el usar términos franceses le da un toque de especial encanto.
    Felicidades, y encantada de conocerte en esta maravillosa red.
    Me haré seguidora
    Un saludo

    ResponderEliminar
  18. Es un placer pasar a leerte,
    deseo tengas un feliz fin de semana.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. "Il ne peut y avoir de badinage plus délicat que celui d'une femme qui se moque de ses tyrans." (Lord Chesterfield )
    A mi criterio, tu blog es el más inteligente de cuantos conozco. A tus piés, tuyo affmo.

    ResponderEliminar
  20. Una especial forma de narrar. Sospecho que me he encontrado con una autora que más allá del sistema de la lengua para "contar". Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  21. ESI, lo mejor: renovarse o morir. No dejar que entren como elefantes en cacharrerías y pasar páginas que ya no son importantes. Comprarse una libreta e ir escribiendo nuevas aventuras y emociones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Mil perdones.
    Fe de Erratas, lapsus cálami o idiotez galopante. Debí escribir: "Sospecho que me he encontrado con una autora que VA más allá del sistema de la lengua para "contar".". En fin, lo que natura no da, Salamanca no presta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Necesito una buena sensación conclusa!

    Me gustó la historia.

    :)

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  24. por algún lado de mi memoria tengo grabado lo siguiente...

    "agua pasada no mueve molino"

    (aunque no siempre re-intentarlo es re-cagarla)

    ResponderEliminar
  25. Dicen que nunca segundas partes fueron buenas, sobre todo si la primera fue buena, ahora bien, si la primera no fue bien, tal vez escenificar una segunda parte pueda depender de la madurez de los actores ante esta nueva situación. Todo depende de muchos factores, tal vez una nueva luz... una nueva mirada...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Nunca segundas partes fueron buenas, recliclar viejos amores solo sirve para perder el grato sabor que te dejó la primera experiencia.
    Un beso

    ResponderEliminar
  27. Los sucesos tienen su momento y su lugar. Una vez pasados, volver a ellos no es lo mismo, de la misma forma que nosotros tampoco somos los mismos.

    Aun así, tener un deja vû, es comprensible, es humano.

    Bss.

    ResponderEliminar
  28. me gustan tus relatos, me gustan mucho,realmente.

    besos*

    ResponderEliminar
  29. He vuelto y ando poniéndome al día :)

    Magnífico texto, como es tu costumbre, amiga.
    ¿Sabes? hay un fandango que dice: "cigarro que se te apague no lo vuelvas a encender y al hombre que hayas querío no lo vuelvas a querer por mu'bueno que haya sío"... y es que la sabiduría popular 'sabe mucho'

    abrazos

    ResponderEliminar