"¿Quién no habla de un asunto muy importante, muriendo de costumbre y llorando de oído?"

"¿Quién no habla de un asunto muy importante, muriendo de costumbre y llorando de oído?"
S. Choabert

domingo, 21 de junio de 2015

Sentados alrededor del tambor


Al llegar al pueblo, lo primero que hizo fue tocar la gran calabaza que colgaba del viejo árbol de la plaza, estaba en casa. "Al final sólo quedarán los que quepan sentados alrededor de un tambor". Debajo de la calabaza, cada momento tiene su lugar y, en aquel sitio, los tambores de bienvenida retumban con mucha fuerza, animando las emociones y ordenando los movimientos. El "pon, porrón, porrom" ensordece los pensamientos, logrando un efecto inconfundible: la llamada a la felicidad alcanza el fruto sanador que tanto desea. Desde bien pequeña había tenido la necesidad de verse a sí misma reflejada en las personas con las que convivía, hasta descubrir cómo pasaban los días mientras su cuerpo, poco a poco, se estiraba. Hoy la memoria dio vueltas alrededor del árbol al tiempo que las baquetas repicaban al compás de cada vibración.

22 comentarios:

  1. Instantes que resuenan en la memoria

    ResponderEliminar
  2. Pero, al final, no quedará nadie, ni siquiera el recuerdo.

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  3. Yo prefiero sentarme al rededor de una mesa bien provista de viandas, vino y sobre todo amigos de verdad, casi nada... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  4. Peor es pensar que, al final, no quedará nadie.

    ResponderEliminar
  5. Todos estos ritos de los ratos no se pueden acabar, son la eternidad. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Bellísimo!

    Cuando expresamos nuestro deseo de unión reclamando nuestra pasión por la vida, los tambores de nuestros corazones llaman a otros. Cuando hallamos alegría en los hechos cotidianos, recibiendo cada día con genuina excitación, atraemos a otros, y el tambor del corazón resuena con música celestial.

    Abrazos Esi.

    ResponderEliminar
  7. UNA REMEMORACIÓN TRISTE...!
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  8. Tic tac tic tac sonaba mientras pendía la espada arriba de la cabeza. Esos tambores también son emisarios del tiempo. (No puedo decirte lo grato que resulta volver a leerte)

    ResponderEliminar
  9. Yo acá leo un regreso. Todos los regresos son al ritmo de un tambor, y está bien que así sea.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Boa tarde, cada um com a sua cultura e tradição, pessoalmente prefiro a realidade que me dá as certezas.
    AG

    ResponderEliminar
  11. Todo lo que queda es la memoria, sin ella no hay futuro.
    Bellas palabras Esil!
    Besos!

    ResponderEliminar
  12. A LOS MUY BUENOS APERITIVOS PRE-PAELLÍSTICOS, y recién venido de una guerrita familiar en el jardín con pistolas de agua y manguera, jajajajajajaja...GEEEEEEEEEENIAL!!!! (es que hace una calor que lo flipa, LO FLIPA!!!)

    Pues mire, de vez en cuando subimos a Xodos (pueblecito a los pies del Penyagolosa), y la escena que muestra la foto que pones es muy común. Y UNA TABERNA QUE BORDA los cremaets en invierno y los granizados tocaditos al ron en verano, jajajajajajaja...

    Un besazo!!!

    ResponderEliminar
  13. En los pueblos duermen la historia, el pasado, las raíces... deseando despertar con el bullicioso regreso estival de los que un día, por obligación o necesidad, se fueron...

    ResponderEliminar
  14. Gracias, C. Tambien te deseo un feliz verano y un merecido descanso :)
    Tengo la blogos abandonada, espero retomar algunas entradas este verano y recuperar a los ciber-amigos (aunque se que tú siempre estás ahi).
    Un abrazo de los fuertesssss ;-)

    ResponderEliminar
  15. Olá, votos para que tenha um excelente resto de semana.
    AG

    ResponderEliminar
  16. Como tocar tambor en un pote de leche, gritanto: ¡comida, comida, tengo hambre!... Alguna vez me dijeron: tocas bien, me gusta..., me gusta que se te dé bien la percusión... Y sigo tocando... Y sigo con hambre... Aunque mal suene... Y pague... O cobre.

    ResponderEliminar
  17. hola, encantado de poder visitar su blog, veo un gran potencial para trabajar en el mundo de los blogs. Su atención a los detalles de los detalles de diseño y el contenido de su escrito. No puedo decir nada, me sorprendió que
    Penyakit Umum yang menyerang Anak, Bayi

    ResponderEliminar
  18. hola, encantado de poder visitar su blog, veo un gran potencial para trabajar en el mundo de los blogs. Su atención a los detalles de los detalles de diseño y el contenido de su escrito. No puedo decir nada, me sorprendió que
    Penyakit Umum yang menyerang Anak, Bayi

    ResponderEliminar
  19. Salgo poco, aparezco poco, pero siempre termino por visitar a los amigos. Un beso

    ResponderEliminar

  20. Regreso después de una larga ausencia...
    Y regresar a la niñez, aunque sea inventada, es una necesidad vital. No importa cuantos queden alrededor del tambor, o del manzano de la abuela, o de...

    Un abrazo

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
  21. ¡Qué silencio ahora!... ¿A dónde te has llevado el tambor?... Los amigos siguen sentados, esperando ;)
    Besos

    ResponderEliminar