"¿Quién no habla de un asunto muy importante, muriendo de costumbre y llorando de oído?"

"¿Quién no habla de un asunto muy importante, muriendo de costumbre y llorando de oído?"
S. Choabert

sábado, 3 de enero de 2015

Hacer cariño


Participando de ambas, el tintín de la desdicha y la satisfacción arreglan los últimos años de su propio rapto idealista, dando cuenta de los días consumidos ante sus ojos. Sus 93 años equivalen a dejadez de todo lo que sobreviene alrededor de sus alas hasta cortarlas, añadiendo dificultades al plazo de vencimiento. Sin apartarse de sus costumbres, todos los días son días contados. Repite los mismos pasos en sus etapas de avance donde su casa y su calle comprenden el coto de su vida. Cansada, los momentos se agotan poco a poco pero no consigue tragarse el más absurdo de los disparates, auxilio de su razón. Aunque aún cuida con mucho miramiento, el atrevimiento para afrontar retos con los que paladear la calidad de todo lo que alimenta el corazón. Singular espacio de inquietud y fresco entusiasmo con el que rompe la cadena de hábitos dependientes. Admite toda clase de visitas, solo que somos pocos los que encontramos un intermedio para acordarnos de ella y saludarle."Y no sospechará que hubo una tarde en la que fue dictándome un poema"*.

* Víctor Botas

18 comentarios:

  1. Hay dilatadas vidas que son un poema en si mismas.
    Visitas, pocas pero de calidad. Llegada una edad uno quiere ser uno mismo, sin fingimientos ni buenas caras al mal tiempo.
    Hermoso texto.

    ResponderEliminar
  2. Muy bien definida lo que dan de sí 93 años. Es un espejo en el que bien podemos mirarnos. Suerte si aún a la calle se puede salir a tomar contacto con el exterior.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Con el merito que tiene haber llegado a esa edad :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  4. Mi papá anda por esa cifra. También reclama su derecho a protestar, pero yo le reclamo el mío de no tener que aguantar caprichos o la sinrazón de no esforzarse en la medida que pueda: la calidad de vida depende también de la forma en la que no nos dejemos caer.

    ResponderEliminar
  5. Qué ternura inspira una personita así, qué bonito Esi.
    Feliz Año !!!! Muchos besos

    ResponderEliminar
  6. el papel de los mayores le hemos ido diluyendo

    ResponderEliminar

  7. Noventa y tres son casi un siglo. Un siglo de cariños es toda una eternidad. Es una suerte si está con quien quiere o quiénes la queréis.

    Un beso

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
  8. Cuantos días vividos, cuantas historias para narrar a los que tiene cerca, y cuanto amor repartido.
    Precioso Esi.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Con el tiempo se nos mueren las ganas, se oxida el alma y matamos los recuerdos que nos pesan incluso puede que el tiempo nos los robe...

    Un placer la visita
    Gracias y besos a partes iguales

    ResponderEliminar
  10. MÁS QUE UNA EXISTENCIA.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  11. Un retrato, pinceladas sueltas pero profundas que anidan en quienes vemos esa realidad muy de cerca. (en este momento voy a visitar a mi mamá de 99 años....).
    Cuanto equilibrio, aceptación y conocimiento de uno mismo, nos requiere la vida a cada paso.

    Querida Elivenia, visitarte es irse con el alma llena de sensaciones y pensamientos para decantar.

    Te deseo lo mejor y un buen domingo. No seguimos viendo....

    besos

    ResponderEliminar
  12. En esto consiste la vida de muchos: en hacer cariño e inspirar otros poemas. Como el tuyo.
    Desdicha disfrazada de entusiasmo para no asustar a las visitas...
    Una de 85 y otra de 93 visito en sus días contados.
    Un abrazo, Esil.

    ResponderEliminar
  13. ALAS BUENAS casi noches, Esi!!! Tuve la gran suerte de conocer a mis cuatro abuelos hasta que fueron bastante mayores, los cuatro. Y, según vi con mis propios ojos, el amor sentido hasta la médula, la ilusión por las cosas (aunque vayan cambiando de matiz con los años) y esa mirada sabia pero alegre (aunque tenga cataratas), es perfectamente real a pesar de los años. En resumen, que me ha encantado tu post, ENHORABUENA!!!

    Hala, y un besazo que te llevas de propina!!!

    ResponderEliminar
  14. "Somos pocos los que nos acordamos de ella".

    ResponderEliminar
  15. Una Diosa en otras épocas.
    Hoy por desgracia ya no es así.

    ResponderEliminar
  16. Tomo buena nota. Yo que voy camino de los ochenta, quiero ser de esa manera. Quisiera algo más: ser yo el que escribiera el poema.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar