"¿Quién no habla de un asunto muy importante, muriendo de costumbre y llorando de oído?"

"¿Quién no habla de un asunto muy importante, muriendo de costumbre y llorando de oído?"
S. Choabert

martes, 6 de enero de 2015

Guante suave


Como si de un cepillo para limosna se tratara, cuando nos descuidamos hasta perder la vez de un tiempo, el hueco de la noche de Reyes se rellena con un guante suave de ilusión que abre la caja de los recuerdos. Llega el agua noche donde en nuestro deseo hay un niño con gafas que duerme dichoso dentro de un pequeño cofre. El pequeño se distrae en el mismo espacio donde malversa sus bienes imaginativos, fantaseando con proyectos de cosas nuevas. La caja estrecha no tiene un apelativo concreto que atesore el alcance de lo que sobrepasa: desechar el miedo que entristece las sombras. La cerradura de plata del pequeño baúl se desliza con ilusiones que carecen de fundamento real, como el impulso de un caballo con alas y ocho patas que arrastra un carro de fuego mientras se dirige al sol. Momentos del pasado que retornan al fijar la mirada en el espejo retrovisor ya deslucido.

19 comentarios:

  1. El niño que vive en nosotros , vuelve siempre. Y ojalá seamos capaces, como tu de "malversar" tantas imaginaciones que acaben en un escrito como éste.

    ResponderEliminar
  2. Cierto, siempre hay que luchar contra la adult-eración de estas fechas, matando en el proceso la ilusión y con ella al niño que llevamos dentro. Ep, y las clases de historia, a partir de mañana y en las aulas.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  3. Ya se que es difícil, pero es bueno luchar por en niño que llevamos dentro., aunque la vida nos exija hacernos hombres cuanto antes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Se conserva la mirada

    Lo que se piensa, varía

    ResponderEliminar
  5. Respuestas
    1. el pasado de mi niñez se resume en tres reyes magos

      Eliminar
  6. Cuanto echo de menos aquellos tiempos en que nos permitíamos "malversar bienes imaginativos," yo era campeón de la imaginación malversada...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  7. Ese niño que duerme, despierta en una día como el de hoy, inexplicablemente pero despierta. Que bello lo cuentas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. La tapa de ese baúl siempre la levanta el guante suave de la memoria.


    Bss

    ResponderEliminar
  9. es imposible no recordar nuestra propia historia, y los sueños que año a año anotamos en el libro secreto de nuestro corazón

    bello, como siempre

    ResponderEliminar

  10. Siempre es una delicia leerte.
    Seguro que el 2015 te traerá buenas dosis de imaginación que convertir en palabras.

    Un abrazo

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
  11. Ahí se encuentra la verdadera magia de esta noche

    ResponderEliminar
  12. Cuantos recuerdos...noches mágicas, tristezas y alegrías.
    La vida misma.
    Un abrazo querida Esi.

    ResponderEliminar
  13. Qué bonito es mirar hacia atrás y reencontrarse con esa cajita de recuerdos, llena de risas, ilusiones y sueños. Tal vez no estemos tan lejos de quien fuimos... o sí. En lo personal, creo que mi niña interna sigue arraigada en mi con todas sus fuerzas!
    Me encantó tu visita, hacía tiempo que no te leía, siempre un gusto!
    Besos al vuelo y un muy feliz año para ti!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  14. Boa tarde, a criança que existe sempre em nós, causa-nos as recordações que nunca queremos esquecer.
    AG

    ResponderEliminar
  15. Nada es igual...

    me gustó mucho.

    tRamos

    ResponderEliminar
  16. Que bueno volver a leerte :)

    Hasta hace muy poco tiempo guardaba en mi interior el cosquilleo que produce la cara de los niños el día de Reyes. Me hacía a mi más ilusión y que a mis hijas verlas abrir sus regalos. Hoy, nada queda de aquella sensación. Ya sabes...

    Bss.

    ResponderEliminar
  17. Cuando las ilusiones se arrellanan en mi cabeza, parecen multiplicarse las noches de Reyes, cada una con su brillo especial. La música y la fanfarria, de todas formas, sólo se levanta en la noche que toca, la de enero, por aquello de ser fieles a esa vieja tradición.

    ResponderEliminar