"¿Quién no habla de un asunto muy importante, muriendo de costumbre y llorando de oído?"

"¿Quién no habla de un asunto muy importante, muriendo de costumbre y llorando de oído?"
S. Choabert

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Maravilla de un solo éxito


Ante el aparente mal popular, cuando cierro los ojos pienso en tus palabras de poeta como la enfermedad folklórica de One-hit wonder: "qué grande es el amor sin esperanza". Rodeada de puntos que brillan, el bajo del cielo se desprende ante el adlátere de la fortuna frente al único semblante del éxito musical de tu mainstream poco innovador. Sonaste en todas las partes de mi cuerpo y a todas horas, solo que no volví a servirme aquella sopa de letras con versos pegadizos mientras declamabas a Lorca como nadie. Retocaste la misma canción explorando mi realidad llegando a modificar la vieja balada hasta hacerla más romántica, con el propósito de caminar delante de mi pasos de pájaro para decirme lo que no soy. Esta noche, el grunge sucio saqueó mi memoria y antes de arruinarme las horas más oscura, vino a decirme hasta donde debo acompañarte y decir adiós.

31 comentarios:

  1. Esi, a mi esto me suena muuuuuuy romántico, tanto que casi escucho esa voz susurrando versos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Cruel paradoja, los poetas siempre pierden, ganándolo todo.



    Besos de clavos oxidados y cañas.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, si mienten diciendo lo que uno no es pero es positivo, todavía, puede que nos aprecien, pero si es negativo, es para olvidarles para siempre... :(
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  4. Cuando era pequeña, mi abuelo tenía un gramófono heredado de su padre y éste del suyo... Edith Piaf y la Vie en Rose sonaba varias veces los domingos. Me fascinaba ver girar y girar el disco y mi atención se posaba en los círculos o surcos...así era la vida, y lo es todavía, círculos...
    Algunos deben cerrarse, inevitablemente.
    Siempre es una alegría asomarme a tu ventana, tus textos son muy inspiradores.
    Besos Esi.

    ResponderEliminar
  5. Solamente sabemos hasta dónde en el momento de la despedida.
    Y siempre nos pilla descolocados.

    ResponderEliminar
  6. La música es como el agua: por mucho que pongamos una y otra vez el mismo disco, no suena nunca como la primera vez que nos tocaron esta melodía. Ni el primer sorbito sabe igual que los siguientes.
    Y mejor: hay mucha melodía que escuchar y mucha agua que beber.
    ¡Tchin, tchin! Y sonrisa. :)

    ResponderEliminar
  7. Agua? Música?, ummmmm...YA ESTAMOS CON LA SENSACIÓN HOT, jeje, o eso o ha sido el carajillo al ron, aunque esta vez de hace un rato en la cantina, jajajajaja

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. La música nos alegra, nos entristece, nos emociona... Es una revelación mayor que toda la sabiduría y la filosofía.

    abrazo

    ResponderEliminar
  9. Como aquel día de primavera que, al arder, se hace verano en la piel -en las manos-, dejando al otoño las miradas risueñas del deseo cumplido y, al invierno, el frío recio del adiós.

    ResponderEliminar
  10. Habrá de hacer caso al consejo y poner sus límites.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  11. Son muchas las melodías que caben en una historia de amor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Mejor recordar lo bueno y no estropearlo, no sé, creo.

    Un abrazote

    ResponderEliminar
  13. Pues eso, aunque cueste, mejor dejarlo.
    Besitos, querida Esi.

    ResponderEliminar
  14. Tras un adiós con música de violín estreñido puede ( seguro que puede) llegar volutas de jazz o un trote de notas arrabaleras donde dejar que se ahoguen los malos momentos.

    (yo silbo muy mal pero si te vale...)

    Beso.

    ResponderEliminar
  15. los éxitos efímeros

    pero algunos perduran para siempre

    ResponderEliminar
  16. La nostalgia mala compañera... lo que una vez fue una luz violenta el tiempo la convierte en la luz de una vela tenue..
    besos

    ResponderEliminar
  17. No hay que mirar atrás, ni siquiera para ver esa sopa de letras. muy buen micro. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana amiga.

    ResponderEliminar
  18. Wharhol y su maldita fracesita de los 15 minutos de fama tiene la culpa de todos nuestros males actuales. Si, señora.

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  19. Yo es que soy muuuy mayor y soy de Simon & Garfunkel y Cat Stevens
    Un beso

    ResponderEliminar
  20. no me gusta la música que escuchaba mi padre, quizás porque me lo hizo escuchar tantas veces que al final terminé por odiarla, pero mi madre siempre fue moderna, siempre le encantaba música fresca, como gloria trevi o ricardo arjona, siempre demostró que la música es como la vida, tiene que caminar contigo a todas partes y no detenerse en un lugar para siempre, que es preferible avanzar y no quedarse estático en una época, que todo dependía de eso para seguir con vida, avanzar, evolucionar, no significa que todo lo moderno te vaya a gustar, pero entre todo lo moderno siempre habrá algo que te inspire a seguir soñando en ese futuro que aún no a llegado, pero si nos quedamos estáticos, qué futuro podríamos esperar???? no te puedo negar que siempre existirá música que te haga recordar el tiempos viejos, que es bonito, pero tampoco es bueno, vivir recordando todo el tiempo...... un beso!!!!!

    ResponderEliminar
  21. Narras bien esa consciencia de haber llegado a un final, ese sentimiento de como lo que antes emocionaba parece banal. Muy buen texto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Me gusta el grunge sucio mas que Lorca y las grunges guapas como tú. Esta frase magistral: "Sonaste en todas las partes de mi cuerpo" envilece mis sentidos, es maravillosa, ¡como tú!.

    Besos, amiga

    ResponderEliminar
  23. Me ha encantado tu One-hit wonder. A algunos la musa solo les visita una vez en la vida, otros sin embargo, viven con y para la musa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Que difícil se hace pronunciar algo tan sencillo cómo un palabra

    ResponderEliminar
  25. Creo que uno sabe hasta donde llegar o acompañar. El instinto es el mejor asesor.

    Bss, guapa.

    ResponderEliminar
  26. emotivas palabras..... reflejan un sentimiento que conozco bien....
    Saludos...¡¡¡

    ResponderEliminar
  27. y qué más da el color del ídolo lo que importa es que atonte bien

    ResponderEliminar
  28. Un saqueo al recuerdo y con ello a ese olor a viejo que se ha quedado guardado: "One-hit wonder", todo pasajero como el vuelo del pájaro, aunque a veces, una sonrisa, eso, una sonrisa por las maravillas de un sólo éxito...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. así es amiga, encadenado a este palimpsesto...con la condena a cadena perpetua del verso molido y masticado a la vera de esta egregia ausencia que se acrecenta en el metabolismo de los calendarios. Hay una receta que cura el mal de amor, dejar de sentir...vivir en un cuerpo de cera y dejar que el destino sea la ciénaga que cubra la vana espera. Un beso.

    ResponderEliminar