"¿Quién no habla de un asunto muy importante, muriendo de costumbre y llorando de oído?"

"¿Quién no habla de un asunto muy importante, muriendo de costumbre y llorando de oído?"
S. Choabert

sábado, 4 de mayo de 2013

Confitura de recuerdos




Desde el patio con  macetas, como un gato en una carretilla roja, salto por la ventana hasta colocarme en la cocina embalsamada en una nube de polvo amarillo. Los primeros pasos enfilan las huellas hacia el primer anaquel de la alacena donde la mermelada de melocotón se pavonea de ser la fruta prohibida confitada en seda. Hago fuerza por aventar el tarro con la intención de que se estrelle con luceros al anochecer. Con cuidado, meto la pata delantera izquierda en el frasco hasta embadurnar toda la extremidad de la sustancia roja pastosa que a todas luces, brilla dulcemente. Poco a poco, la pata derecha se une a la diversión resbalando hasta la parte inferior del recipiente mientras olvido donde esconderme para no deslucir el destello de la digestión. De vuelta a la ventana, la fruta azucarada se oscurece y gimotea en mi barriga produciendo un tintinar característico que silencia la chaparrada del corazón duro y compacto que se aproxima resonando.

_________________



Así te miro
andar por el jardín
de verano: las cosas
que no pueden moverse
aprenden a mirar.

Louise E. Glück  





34 comentarios:

  1. Al menos
    tienes siete vidas,
    para intentar aflojar
    esa tesitura acorazada
    de tu corazón...

    Al menos esta vez
    ganaste la partida
    conociendo el sabor
    del misterio que esconden
    las cosas prohibidas.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la de fresa.

    Bonito texto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Me ha impactado estos versos de Louise E. Glück
    " las cosas
    que no pueden moverse
    aprenden a mirar.

    Dan que pensar.

    Ese gato es muy travieso. Espero que escape del dueño y la indigestión.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Ese gato... con botas que habita en tu recuerdo denota la travesura de una infancia feliz pero de un cierto inconformismo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. ¡Que cantidad de botas usadas!
    ¿De dónde habrán salido?
    Dudo mucho que las coleccionaran a través del tiempo con la idea de convertirlas en macetas...
    ¡Ese gato goloso! ¿O era gatita? :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  6. Tu texto tambien trajo recuerdos de mañanas con sabor a pan tostado untado con mantequilla y mermeláda de fresa, mmmm! esos dias de verano, en el porche, viendo amenecer mientras todos aún dormian...!Que bonito!
    Esto merece un gracias.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Gatitas traviesas que somos a veces.
    Que el corazón duro no nos coja, porfi, no entendería nada.
    Besos dulces, querida Esi.

    ResponderEliminar
  8. Esos recuerdos de la infancia (¿juventud?) donde se podía saltar por la ventana y embadurnarse de... lo que fuera; con delicia, con un leve temor a ser descubierta en pleno delito de golosina, de disfrutar del lado dulce y pecaminoso de la vida... añoranzas...
    Beso

    ResponderEliminar
  9. Un atracón a mermelada es una genial idea contra cualquier cosa.

    Abrazote

    ResponderEliminar
  10. Salir corriendo con esas botas hasta la envidia del otoño, esa estación tan imprudente...

    Beso.

    ResponderEliminar
  11. Mmmm, tu relato sabe a dulce picardía!
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  12. Me alegro de que con tus recuerdos hagas confitura y te relamas de gusto, ellos te miran mientras vives y nos los cuentas. Besicos.

    ResponderEliminar
  13. Dulce aventura... me estoy lamiendo la patita derecha.


    Bss

    ResponderEliminar
  14. Viajan por el tiempo encerradas en su cápsula de cristal...
    quizás añorando su árbol natal...

    El sonido del aire invadiendo su atmósfera protegida anuncia la llegada al destino...

    Y todas sueñan con convertirse en untuosa prenda que disolverá una lengua ávida de deseo...

    ResponderEliminar
  15. A todos nos gusta pecar de vez en cuando. besos.

    ResponderEliminar
  16. Eso del tarro y los luceros me ha despistado por completo. Aunque la foto de las botas me sugiere la glotonería infantil. Y si no es eso, DISCULPA!!! buahhhhhhh...

    Pero un beso sí.

    ResponderEliminar
  17. Diversión de patas, y eso me encanta, sea dulce o barro... o pista de baile... Un abrazo.

    ResponderEliminar

  18. Yo sigo metiendo mis zarpas en el tarro. No importa las consecuencias posteriores.
    Me gusta la foto. En unas antiguas botas de montaña tengo hortensias secas.

    · un abrazo

    · LaMiradaAusente · & · CristalRasgado ·


    ResponderEliminar
  19. jajaja te imagino embadurnada de primavera... no sé, será el aroma pegajoso del melocotón unida a la imagen :D

    Besos abisales

    ResponderEliminar
  20. La vida vegetal se abre paso, despacio pero sin apuro, no importa en qué envase se presente...
    Ahora, ¿tu barriga está recibiendo alimento o simplemente es un gusto que te estás dando?
    Besos y saludos!

    ResponderEliminar
  21. Esi, he visto plantas y flores cultivadas en los lugares más peregrinos, pero en unas botas de agua... jamás de los jamases... rediez ¿de donde sacaste la foto? Original, como ella sola, desde luego.

    Dada la hora que es (9:08 a.m.) y tu lectura con mermelada incluida, me están entrando unas ganas de desayunar a lo hobbit... (dos veces en la mañana) jajajajja

    Bss, guapa!

    ResponderEliminar
  22. que lindo, en verdad me ha gustado y hasta he pecado de saborearlo que llevabas en tus patas, como un sueño infantil, me he dejado seducir por tus palabras, que van tintineando como si fuera alguna vieja melodía de aquellas que te hacen recordar algún paraje de tu niñez, sin saber cómo ni cuándo, simplemente te arrastran sin soltarte a ese mundo de curiosidades que al regresar te pintan una inocente sonrisa..... mil besos para la escritora.... adorable!!!

    ResponderEliminar
  23. Aventurero,jugoso y glotonil. Lo furtivo de la hazaña seduce. A parte de todo eso ¡hágame usted el favor de devolverme mis catiuscas!...Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. Te he dejado un regalillo en mi blog :)

    Bss.

    ResponderEliminar
  25. la mermelada de melocotón se pavonea... es memorable. En alguna de esas botas debe de haber plantado un buen Cannabis, ya lo creo.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  26. Las botas están embotadas de plantas y el gato está embotado de dulces y todos hacen la digestión saltando por la ventana...

    abrazo

    ResponderEliminar
  27. lo importante son las plantas :-)

    ResponderEliminar
  28. Me recuerda a las patios cordobeses.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  29. me ha encantado el relato, y el título le va que "ni pintao". Un fuerte abrazo y feliz fin de semana amiga.

    ResponderEliminar
  30. ¿Cuál, de todas las frutas existentes, no ha sido prohibida alguna vez?

    ¿Cuál?

    Saludos

    J.

    Pd: La foto de las botas-macetas es, simplemente, espectacular.

    ResponderEliminar
  31. eToro is the ultimate forex broker for beginning and advanced traders.

    ResponderEliminar