"¿Quién no habla de un asunto muy importante, muriendo de costumbre y llorando de oído?"

"¿Quién no habla de un asunto muy importante, muriendo de costumbre y llorando de oído?"
S. Choabert

sábado, 19 de julio de 2014

Crema helada


Comiendo un helado a la sombra del sol seco, clavo la cuchara en la esponjosa densidad del dulce postre que habías colocado sobre la bandeja azul de la mesa. Lo como despacio, sentada en el suelo, con la claridad y seguridad de que lo habías dejado para mi, porque ¿qué puede hacer esta golosina fugaz y momentánea tan somera ante la dureza climatológica? permanecer creyendo. Me refocilo entre la frescura y la suavidad densa del rico contenido cremoso. Como un turista que se arrincona en una esquina para observar el ritmo de la misteriosa ciudad que visita, me quedo pensando que si alguien deja aguamiel en un ribete de la terraza es un campo de cruces para los caprichos sin razón. Y yo lo devoré sin remordimiento, sin conciencia de que habrías reservado para ti el caramelo arcano tan dulce y frío.


Te fuiste
y no alcancé
a terminar de amarte.

Ana María Vilchez

17 comentarios:

  1. Para mi que alguien se quedó sin su helado...jajaja
    Que te quiten lo bailado :)
    No me extraña que cedieras a la tentación, tiene una pinta estupenda
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  2. los sucedanios nos dejan pensando en lo bueno que sería conseguir lo que más deseamos en este mundo

    ResponderEliminar
  3. ¡Golosa!... y tanto... :(
    Con lo bonito que es compartir un heladito, aunque dure menos. Siempre se puede repetir ;)
    Beso fresquito :))

    ResponderEliminar
  4. Ay, los pequeños placeres donde nos refugiamos.
    Quien no se pone melancólica ante un helado del tal calibre y más si a tu alrededor al tierra se derrite y el aire parece una sopa de guisantes.

    En cuanto al poema, lo mejor es amar de golpe y con intensidad, pues nunca sabemos cuanto va a durar.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  5. EL DULCE AMOR Y EL FRÍO DESAMOR.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  6. Entre placeres ardientes y helados...
    ... va pasando el verano.

    (Por cierto, ahora tengo sed, jaja)

    ResponderEliminar
  7. ¿Cómo no se va a ir si te comiste tooooodo su helado? !Cómo eres golosilla!
    Precioso paladeo Esi.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Saborear lo dulce, el goce, el placer. Saborearlo mientras esté o dure.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. el helado que se escurre metiendose entre las letras

    ResponderEliminar
  10. Aparentemente delicioso efímero postre. Un placer descubrirte. Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Pero como no sucumbir a semejante tentación, la boca se te haría agua y no pudiste ni preguntar. Ha sido un placer degustar tus letras frescas y dulces, las has dejado ahí a la vista como el helado y me he servido.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Siempre reconforta lo dulce y cremoso...
    Y mientras dura...vida y dulzura!
    Besos querida Esi.

    ResponderEliminar
  13. La fugacidad de los hombres en general y el helado de frutilla al agua, nada como pasar el verano a solas...

    Suerte

    J.

    ResponderEliminar
  14. Sólo queda disfrutar ese dulce pasajero... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Por desgracia este verano no comeré helados, los excesos hay que pagarlos. Un beso

    ResponderEliminar
  16. Pues yo, cuando veo a mi nena degustando un helado...me pongo tan remalito que empieza ella a jugar con la cucharilla mientras me hace caritas repicaronas y encima me guiña el ojo. Y YA ENTONCES ME PONGO TAQUICÁRDICO PERO DEL TODO, jajajajajajaja...

    Un besazo

    ResponderEliminar