"¿Quién no habla de un asunto muy importante, muriendo de costumbre y llorando de oído?"

"¿Quién no habla de un asunto muy importante, muriendo de costumbre y llorando de oído?"
S. Choabert

miércoles, 30 de octubre de 2013

El interrogatorio



Tenía ante sí a un ser humano común y corriente, que en un momento indeterminado cometió un error. El interrogatorio comenzó con tanta naturalidad que todas las preguntas del entrevistador y las respuestas del individuo interpelado, fueron aceptadas y relatadas con gran franqueza y espontaneidad que resultaba sencillo entrar en el mundo incierto del personaje cuestionado. Desde la expectativa de converger al único punto de la verdad, el policía acentuaba mínimamente la cabeza hacia delante mientras sus manos se movían de forma delicada apoyando la palabras coherentes, con el único propósito de debilitar el desarrollo de las circunstancias negando lo contrario de lo que afirmaba el entrevistado. Aún partiendo de la teoría elaborada del caso, el entrevistador se mostraba humilde, paciente y a la vez, repentista y versátil. En ese devenir transcurrieron preguntas enfáticas, calculadas y abiertas quedando prohibidas las cuestiones capciosas, ambiguas y especulativas. Y en aquel acercamiento de tiro rápido, el interrogador fue encaminando su propio versión para confundir y colocar a la defensiva al interrogado convenciéndolo de que es inútil que retenga  información. Sin embargo “Una cosa nos llevó a la otra. Creo que empezamos a comparar su situación con la del Lazarillo de Tormes y, cuando nos quisimos dar cuenta, estábamos hablando del Siglo de Oro y de la presencia de elementos posmodernos en El Quijote”.

20 comentarios:

  1. Esos interrogadores, con esas características que cuentas, son peligrosisimos y sacan la verdad de la mentira irremisiblemente :))
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  2. Terreno pantanoso donde los haya cuando el diálogo se transforma en interrogatorio...
    "Negando lo contrario de lo que afirmaba el entrevistado"... ¿quién entrevistaba a quién?...
    Muy, muy ingenioso, maestra :)
    Abrazo y sonrisa.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, por lo visto se torno un diálogo ameno. Y hay tanto por hablar del Quijote... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. No me extraña. Si el entrevistador afirmaba lo mismo que decía el entrevistado, lo lógico es que se hablara del Quijote, si ambos eran "leídos", o del último Barça - Real Madrid. si .lo que frecuentaban para su deleite era el Marca.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Un giro inesperado en el interrogatorio los llevó a deleitarse con un inesperado diálogo siempre enriquecedor. Y es que, por mucho que los malos quieran ser muy malos y los buenos muy buenos, tener la razón nunca es garantía de felicidad y al fin y al cabo todos somos seres humanos...este entrevistador hacia el papel del poli malo y del poli bueno a la vez, ya ves una cosa me llevó a la otra y ahora me quedo pensando en la posible esquizofrenia que amenaza a la sociedad actual. La dicotomía sin final.

    ResponderEliminar
  6. el Quijote sigue con sus andanzas

    ResponderEliminar
  7. Ese interrogatorio era un examen de literatura.

    ResponderEliminar
  8. Hasta que punto se pueden tergiversar las palabras?
    Cuándo el cielo y el infierno están en la conciencia del ser humano, un lugar donde se puede tocar a los ángeles o descender al fondo del abismo.
    Y la sociedad te vende el combo all inclusive!

    Besos muchos.

    ResponderEliminar
  9. ¡Vaya! creía que iba a acabar con algún electroshock, pero no, nada de eso, pura empatía.
    Besos besos

    ResponderEliminar
  10. creo que no hay peor interrogatorio para un policía que la de interrogar a un sujeto que no le tenga miedo a decir la verdad, porque muchas verdades son simplemente imposibles de creer, y muchas mentiras son más fáciles de digerir, creo que al final, el policía siempre empujará al interrogado a confesar lo que el policía crea que es la verdad, sin importar que es simplemente la peor de las mentiras..... jajajajaja, creo que ya me enredé, espero que al menos se me haya entendido, un beso gigante para ti.....

    ResponderEliminar
  11. Al final el tío metió la coca en los sacos de patatas y no hay siglos que puedan condenar la tragedia que se envuelve en la ilusión.

    Ah, un beso.

    ResponderEliminar
  12. El profesor y el alumno. La inquisición como educación. El individuo forzado a ser interrogado para explicar lo que sabe, estimulado por un duro interrogatorio. El colegio es una comisaria de policía cualquiera donde a los alumnos se les mata la creatividad individual y se les imponen disciplinas dadas sin ningún atractivo, sin ningún interés. Vivimos de glorias estúpidas, de ignorancia.

    ResponderEliminar
  13. Muy simpático el interrogador. Así da gusto ser interrogado. De cual Siglo de Oro conversaron? del Siglo de Pericles o del Siglo de la Literatura española?...

    abrazo

    ResponderEliminar
  14. FULLL POST. DE ACUERDO CON LUCRECIA.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  15. Muy bueno .. me gustó el salto.. es lo que lleva tropezar con un conversador culto e instruido..

    ResponderEliminar
  16. tu estilo
    tu manera de ver las cosas
    Me gustas me gustan

    ResponderEliminar
  17. A lo mejor el error no fue tan grande. Besos.

    ResponderEliminar
  18. A veces se nos cruzan en el camino y nos impiden seguir el cauce elegido. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. jajaja qué bueno.... eres estupenda escribiendo, mira qué nombrar al Lazarillo con lo que me gusta. Esa silla me recordó a Instinto Básico, sólo fata la Sharon jajaja. qué original interrogatorio, surrealista vamos...
    Besossss

    ResponderEliminar