"¿Quién no habla de un asunto muy importante, muriendo de costumbre y llorando de oído?"

"¿Quién no habla de un asunto muy importante, muriendo de costumbre y llorando de oído?"
S. Choabert

lunes, 5 de noviembre de 2012

Sobre de sal

Encontré un sobre de sales en mi buzón con el siguiente texto en una esquina: "aquí te dejo las sales con las que reanimarte en caso de desaliento y letargo". En el envoltorio salobre apareció clavada tu sonrisa de vino generoso impregnada de esporas salvajes y azucaradas en tinta de morapio. Las comisuras del dibujo estaban difuminadas con vino tinto mezclados con aceite de naranja lo que suministraba un pequeña dosis relajante y a la vez de arrojo a quien sostenía el sobre. La gama de colores que tu boca reflejaba vibraba desde los violáceos pasando por los rubíes hasta llegar a los tonos tierra del marco de las duelas en las que estaban enmarcados tus labios. Y junto a los granos de sal, hallo en una pequeña nota: "Hola, soy tu nuevo vecino, ése al que le puedes pedir con confianza todo lo que necesites. Sé que todavía no lo has hecho, pero espero que pronto lo hagas. Ven a verme cuando quieras". Las manchas de posos en la cubierta sin ventanas aportaban al papel un pedir de tu boca mientras enlazaba los puntos lagrimeados cual refresco de tus labios sabor moscatel rosado.

28 comentarios:

  1. Qué vecinos más atentos tienes...jeje
    saludos

    ResponderEliminar
  2. Que suertuda, un vecino que te lo puede dar todo...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  3. Yo quiero un vecino así...un día te mando una foro de los míos...
    Cada mañana, cuando el despertador suena, me digo "sal del sobre"

    ResponderEliminar
  4. Ése parece ser un vecino al que hay que frecuentar.

    Al menos, dulzores, tiene.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Y era vecino, ummmmmmm, PUES NO VALE!!!
    Si fuera vecina, aún, jajajajaja

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Que vecino más solícito, que suerte, yo necesito un sobrecito de esas sales con urgencia ¿sabes donde se pueden conseguir? Seguro que no se compran con dinero.
    Besos guapa

    ResponderEliminar
  7. Con vecinos así, una puede respirar tranquila. ¡Quien tuviera unos cuantos de estos que hoy nos cuentas!. Los míos, son más de andar por casa, sin tanto decoro y sutileza, ¡vamos! que son tan distintos que hasta estoy dudando de si son...¿vecinos?.

    Besos Esilleviana,
    esta vez de sal edulcorada con trocitos de azúcar glass.

    ResponderEliminar
  8. teniendo en cuenta que me dedico a hacer sobres, celebro que sirvan para tan honorables propósitos...
    cualquier día te escribo una carta con ese a pedir de boca que tanto me provoca, con ese pánico que significa tener todas tus palabras por delante y más noches que deseos.
    Sigo pensando en mudarme hace años, ya sabes el número siete, la calle melancolía...

    ResponderEliminar
  9. Como arte de seducción parece bastante interesante... y aromático.

    ResponderEliminar
  10. Vaya... igual que mis vecinos juajuajua (va a ser que no son taaaan interesantes) XD

    Besos abisales

    ResponderEliminar
  11. Ojo, el tipo es alcohólico.
    Ojo, amiga. Es alcohólico.


    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Índice tras índice vamos llegando...

    ResponderEliminar
  13. Es la primera vez que entro a visitarte y me encuentro con una correspondencia muy atractiva.
    ¡Vaya! y yo no tengo más que vecinas :D
    Miraré ahora mismo el buzón, nunca se sabe las sorpresas que encierra.

    ResponderEliminar
  14. Mi vecino tiene una mujer preciosa, lo malo es que aparte de gilipollas, esta cachas el muy cabrón. No sé, me lo pensaré. Eres la Bomba. Un beso

    ResponderEliminar
  15. Muy bella y enológica entrada. Por lo que se ve tu vecino es buen catador. Ha sabido en que buzón dejar el sobre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Qué interesante. Eso aún debe hacerse por correo postal. ¿Qué otra cosa salobre podrá compartirse y en el cuerpo saborearse? ¡Un abrazote! F:

    ResponderEliminar
  17. hummm que bonito.... uno de tus pocos y animados escritos que nos empujan a la ternura, como los de un amor infantil, donde toda la magia cuenta y los sueños son la gasolina que los va encendiendo, hasta que despierta el deseo, que lo mantenemos encondido porque no lo necesitamos porque el amor que llevamos es más puro e intenso.... me ha gustado :)

    ResponderEliminar
  18. Rica e impecable correspondencia. Abundante en sabores y promesas (ya realidades?)

    un abrazo, me encanta asomarme a tu imaginación frondosa y exquisita.

    ResponderEliminar
  19. Qué bonito es todo cuando se utiliza la imaginación :-) Como soy cenizo por definición (de otros) si traslado esta historia al mundo real y una vecina -desconocida- me envía algo así... creo que me pondría en guardia.

    Y si yo le escribiese esas letras a una vecina y la acompañase de esos objetos... creo que me miraría raro si nos cruzamos en el portal :-P

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Esto se puede afrontar de dos formas.Como relato es una delicia, una delicada manera de iniciar nunca se sabe que. Se disfrutan tus letras y como las juntas.
    Ahora bien, y muy en serio te lo digo, yo me traslado y el primer día me encuentro esa misiva en el buzón y directamente me pongo a temblar.De miedo por supuesto. Seré raro. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. yo...cachis, no tengo vecinos asi

    ResponderEliminar
  22. Un vecino así, o lo tomas o lo dejas.
    Pero medias tintas, ningunas.
    Besos, Esi

    ResponderEliminar
  23. Ay che, donde vive ud? Donde hay de esos vecinos??? Quiero uno!
    Aunque le digo que este calor ... lo único que aceptaría sería un vecino cuya casa tuviera 15 aparatos de aire acondicionado, por menos ni me muevo ahjajajaj!
    Las sales reanimantes se las acepto, la canícula me está matando.
    besos

    ResponderEliminar
  24. Esi, lo primero que haré al llegar a casa es mirar mi buzón ;)

    Jo, que una carta así, tan particular... cuanto menos despierta la curiosidad por conocer a ese vecino de portal.

    Bss.

    ResponderEliminar
  25. habrá que cambiar de casa y agenciarse un vecinillo asi joooo que guay!!!

    besos

    ResponderEliminar
  26. Esto es la fantasía puesta a pie de puerta.
    Vecinos así deben quedar pocos. "Pocos caen en libra", que decía mi madre, tan galanes, tan 'salados'.
    Mi vecino solo me ha causado disgustos, jejejeje.
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  27. Dame la dirección de ese vecino, yo cambio de casa.
    Precio Esilleviana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar