"¿Quién no habla de un asunto muy importante, muriendo de costumbre y llorando de oído?"

"¿Quién no habla de un asunto muy importante, muriendo de costumbre y llorando de oído?"
S. Choabert

jueves, 13 de septiembre de 2012

Este jueves un relato: Ojo por ojo

La respuesta al daño que ella sufrió no fue proporcional a la agresión que creyó lamentar pero de algún modo fue un recurso eficaz para contener la venganza sin límites. Con un sencillo cuentagotas de cristal, poco a poco logró verter el líquido de su verdadera vendetta en feroces declaraciones de imposturas. Y así preparó algunas vindictas secretas y anónimas: una noche en la que él aparcó su coche cerca de un punto ecológico, al amanecer su vehículo emergió cubierto de diferentes clases de basura: plásticos, materia orgánica, vidrios, cartones. En otra ocasión, él se disponía a acicalarse para ir a trabajar cuando al abrir su enorme vestidor, encontró seccionados todos los picos de los cuellos de sus camisas junto con pequeños cortes en el canesú de la costura vertical de las mismas. Ella aprovechaba cada una de sus obsesiones para marcar las cicatrices: una tarde, cuando él disfrutaba de un partido de fútbol con sus amigos, ella se empleó a fondo en la limpieza del retrete con su flamante cepillo de dientes eléctrico. No llegó a ganar el apacible futuro con el que soñaba solo se enfrentó con una esfera en cuyo interior el multilátero espacio precisaba un orden infinito de creencias contradictorias, incapaz de controlar el olvido y la indiferencia.

Más revanchas y ajustes de cuentas en el blog de Teresa Oteo, PuntosSuspensivos

52 comentarios:

  1. yo soy ese cepillo de dientes.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Cada vez me doy mas cuenta de las ventajas de mi vida en solitario...
    ¡Puag, que asco!
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  3. Hay ofensas que pueden olvidarse, otras, como la indiferencia, lastiman tan hondo que muchas veces abren las puertas de los más bajos instintos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. ¿Una mujer vengativa de largo recorrido? Lo que me ha tocado la fibra mañanera es eso del cepillo y el retrete. De todos modos, igual él se había acostumbrado a esa manera de ser y hasta le hacía gracia. O le parecía sexy, jajajaja (para desesperación de ella, supongo)

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. jaja.. no hay peor sentimiento que el de la necesidad de veganza.. se llama rencor? Me ha gustado.. pero que se libere de él...un beso

    ResponderEliminar
  6. Ah ..para responder a todas esas preguntas en privado, pero no puedo acceder a tu email.. más besos

    ResponderEliminar
  7. La venganza maquinada con sofisticado empeño, no sé si le cundió.
    Palabras que manipulas y les das la vuelta como el cuello a las camisas, o las cepillas eléctricas.
    Besito.

    ResponderEliminar
  8. Yo no hablo de venganzas ni perdones,
    el olvido es la única venganza y el único perdón.
    (J. L. Borges)

    ResponderEliminar
  9. Ufff, con lo que cansa eso de odiar. No creo que merezca la pena.

    ResponderEliminar
  10. Esas venganzas tienen un sabor particular. Lo que no tiene caso es la desaparición del vengado...el juego pierde la gracia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Seguro que esto le hizo mucho más daño que cualquier otra venganza más impactante, poco a poco para ir minando.
    Buen relato
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Una venganza a pequeñas dosis, cotidiana, continuada...me da que la misma vida quiso vengarse de la protagonista.
    B7s

    ResponderEliminar
  13. Oh la del cepillo de dientes es buenísima! ahjajaja!
    La verdad que una venganza fraccionada e interminable sería terrible. Es como el suplicio chino de la gota de agua mas o menos ...
    un beso

    ResponderEliminar
  14. No sé que toqué ... pero la arriba figurante es Any de Remando (por si las moscas ...)
    besos bis

    ResponderEliminar
  15. ninguna venganza es igual al olvido y la indiferencia.
    y mirá que ha tenido ideas!

    saludos!

    ResponderEliminar
  16. Fuerte, mucho, porque no se atreve a enfrentarse y apaga su resquemor con pequeñas fechorias...lástima que no se despegue...

    besos

    ResponderEliminar
  17. Pequeñas venganzas que espero no lleguen a más. El tiempo ayuda a aplacar esa ira. De todas formas, son para él, molestias pero para ella otra tortura. El costo de la venganza siempre lo pone el que se siente ofendido, en este caso se le irá pagando en módicas cuotas. Saludos Esilleviana

    ResponderEliminar
  18. Pues un buen abogado le pondría una buena solución al asunto. Pero el retrete seguro que le quedó bien limpio... a ver si coge una infección de encías el maldito y le caen los dientes uno a uno...

    Beso, compi!

    ResponderEliminar
  19. ¡Como me ha gustado eso de limpiar el retrete con el cepillo eléctrico!, que visual, ¡por favor que asco!, jajaja.
    Hay tios que se merecen una venganza, no se si esa, jajaja, pero si que en el momento de máxima tensión en el partido de fútbol un cortocircuito repentino bloquee toda la instalación eléctrica por un buen rato. Y luego un hasta nunca.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Jajajajajajaja...
    sutil venganza, bueno, la del cepillo eléctrico no sé si es sutil jajajaja

    Besos por besos

    ResponderEliminar
  21. Leo el rencor de ella, el que se tiene cuando no se alcanza cuando no se alcanza la atención del otro.
    Son lo que mi madre llamaba "venganzas del chinito", venganzas trabajadas y anónimas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Uy! esto si que es ser mala, mala, en frío preparando venganzas

    ResponderEliminar
  23. Si entre dos se ajustan cuentas, seguro que los dos pierden.
    Me alegra reencontrarte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. A mi me parece buena chica. Tanto es así que cuando aún está tramando la próxima putadita ya lo está casi lamentando. Y tanto es así que hace daño a sus cosas, pero a él le respeta. Tal vez le falte un punto de fiereza que supongo irá apareciendo, por cuanto hay partido de futbol todos los domingos y habrá que inventar nuevas artes. Me encantó.
    Por cierto el anterior también me encantó, tal vez fue que yo me expliqué mal.Saludos

    ResponderEliminar
  25. No sé yo si utilizar el cepillo de dientes eléctrico para limpiar el váter y tus frustraciones es lo más adecuado, pero desde luego es muy original.
    Después de tanto tiempo, ya ves, aquí estoy leyendo y visitando a los amigos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Pues no entiendo yo mucho que haga estas cosas, con lo fácil que es hacerle la maleta (que se lo agradecerá seguro...) y decirle donde está el camino hacia la puerta. Vale, siii... antes que limpie el retrete con su cepillo eléctrico, jajaja, ¡que mala es!...
    Me ha gustado, me marcho con una sonrisilla malévola
    Besos!!

    ResponderEliminar
  27. Y lo que se tiene que entretener maquinando esas pequeñas venganzas, qué mala idea!, pero como dice Matices, ahí tienes la puerta!
    Divertido tu relato Esi.
    Muchas gracias por tu participación.
    Besos.
    P.d. Hoy sí lo he entendido jejeje

    ResponderEliminar
  28. Una vida dedicada a las pequeñas venganzas, a las pequeñas revanchas que nada repara,... ¡no, gracias!. Eso sería como condenarme a morir en vida.
    Como te dicen por ahí arriba: puerta y olvido.
    Un abrazo
    ibso

    PSD.: permíteme el atrevimiento de hacerte esta puntualización: creo que falta un punto y seguido después de "No llegó a ganar el apacible futuro con el que soñaba"


    ResponderEliminar
  29. Una larga venganza, sufrida por ambos, aunque parezca que solo sufre uno de los dos. Buen trabajo

    ResponderEliminar
  30. Desconozco la naturaleza de la ofensa, pero lo que me resulta claro es que las pequeñas venganzas que lleva a cabo, la perjudican a ella en la misma medida que a él. No se puede vivir rumiando rencores.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Esa venganza a cuenta gota, como veneno, va accediendo tan lentamente que al final no se a quien mas daño hace. O si. Pero de acuerdo, y totalmente de acuerdo que no hay contra el olvido.

    Un abrazo grande :)

    ResponderEliminar
  32. De a poquito esta venganza, sufren los dos, tal vez mejor poner tierra por medio y olvidar, no se, ¿oye y limpia bien el cepillo de dientes electrico? jejeje, nada una pequeña maldad.
    Cuanto desamor se respira y que bien lo expones.
    Besos.

    ResponderEliminar
  33. Pones demasiadas palabras y empañas la escena. No entiendo que te pueda gustar tanto la palabrería, de verdad. Siempre se ve poco entre la niebla.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  34. Ejemplo de que la mejor venganza se sirve fría.
    Besos, Esi

    ResponderEliminar
  35. Me ha gustado tu relato amiga. Como he leído más arriba en uno de los comentarios, la mejor venganza es el olvido. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
    http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  36. Las silenciosas son las mejores venganzas...

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  37. Una venganza trás otra y cada una mejor que la anterior!!!
    Me encantó!!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  38. Entre venganzas y revenganzas se pierde la vida sin vivirla.


    besos

    ResponderEliminar
  39. ¡Que trabajazo ese de maquinar a diario una maldad para hacerselas pasar canutas. Bueno, igual se lo merecia. pero digo yo... eso es rumiar el dolor, ¿no?
    Un besazo

    ResponderEliminar
  40. ¡Vale! lo has conseguido, me acojonas. Soy tu amigo, soy tu amigo me repito mientras miro el puto cepillo.

    Beso y abrazo sostenido -quince segundos bastarán-

    ResponderEliminar
  41. no, no quiero llegar a esa vida con ese tipo de venganza y odia a aquel que tanto ame por culpa de... quizás todo o algo que nunca existio

    ResponderEliminar
  42. Yo soy una de las personas mas pacificas que conozco, o es lo que me dicen, aun así el ojo por ojo lo entiendo perfectamente y lo apruebo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  43. Moraleja: huele el cepillo antes de usarlo. Jejeje. Excelente historia. Un saludo.

    ResponderEliminar
  44. la mejor venganza es la indiferencia;lo demás sólo alimenta el rencor y crea úlceras en el estómago...

    ResponderEliminar
  45. Que feo vivir así, en tensión permanente, desconfianza, intranquilidad, se pierde el goce, el autorespeto, la consideración a los demás, la lista se hace interminable. Para qué mantener una relación en esos términos? Se cae demasiado bajo aun para darse cuenta.
    Muy buen relato Esilleviana, abrazo

    ResponderEliminar
  46. Me ha gustado. Pero más por las palabras elegidas que por el destino de los personajes.

    ResponderEliminar
  47. Una redacción pausada pero punzante, llena de giros interesantes, atractivos, sorprendentes.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  48. Si al final vengarse no sirve de nada... Bueno, quizás para vivir en un sinvivir constante pensando en cómo devolver el daño que te han hecho... A mí me parece una pérdida de tiempo y de energía eso de las venganzas...

    Eso sí, en el plano de la ficción literaria es otro cantar, jijijiji... Lo digo por mi relato, que se las trae... ^_^

    Besitosssssss, Esi. Ya te seguía pero nunca te había comentado. Lo hago ahora que soy "oficialmente" juevera. Anda que, ya me vale, eh? GLUPS!

    ;)

    ResponderEliminar