"¿Quién no habla de un asunto muy importante, muriendo de costumbre y llorando de oído?"

"¿Quién no habla de un asunto muy importante, muriendo de costumbre y llorando de oído?"
S. Choabert

sábado, 23 de junio de 2012

Fin de ciclo

Después de conversar contigo me despedí con el pelo revuelto, una camiseta descolorida y colgada de la mano abierta, la llave de haber recorrido el suficiente camino enlosado, mientras guardaba el mapa de tu corazón en el bolsillo. Hacía meses que no te veía y aún estabas convaleciente cuando en la celebración de aquella mañana anotaste mi número de teléfono en un billete de tren con el gastado lápiz de ojos que encontré en mi bolso. Tenía ganas de acudir al festejo organizado y expuesto por los veteranos, necesitaba algo de entusiasmo y ellos conocían los gustos que cada uno de nosotros habíamos ido exteriorizando durante todo el trayecto. El karaoke animó cierta cháchara que comenzó con pequeñas mentiras, todo parloteo se inicia con algún engaño. Entretanto sentí que tú -el oyente que tenía enfrente- troceaba en diminutas porciones el carámbano que colgaba del techo que separa ambas cabezas. Hasta conseguir impregnar el pañuelo con forma de boca de una colonia que se llenaba de palabras, miradas e incluso, inusuales susurros en el atabal de mi oído izquierdo. Pero la conversación no lo puede todo, recordaba la alzada de tus palabras, así como la accesibilidad del alcance de tus brazos y, la rotura de un vaso de cristal me apartó de los celajes que envolvían las manchas blancas que observé en tus uñas. Por un momento olvidé que eras un maestro de nociones recónditas, capaz de hacer de la mentira la conformidad de la verdad.

33 comentarios:

  1. Jamás te prometí nada, pero te perdono.

    ResponderEliminar
  2. Uf, pues empezar una conversación mintiendo es de un mal augurio que pa qué. Lo de las uñas me ha descolocado, pero el acento recae en la mentira, con o sin disimulo.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. A veces, es preciso iniciar nuevos ciclos... Abrazos

    ResponderEliminar
  4. la conversación no solo no lo puede todo, en ocasiones es un estorbo. Sobretodo si anuncia un fin de ciclo que no se desea.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Esa conversación que envuelve y atrapa cuesta lidiarla, cuesta salir airoso, pero por poco que se esté atento basta con apartar un intante la mirada para descubrir que con solo la palabra no es suficiente. En este caso estuvo atenta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Esilleviana!!
    La palabra no es suficiente si no hay detrás de ella una actitud que la respalde con hechos...
    Beso grande!


    RoB

    ResponderEliminar
  7. Pos no se yo...
    Te despides con el pelo revuelto...
    La camiseta descolorida colgando de una mano abierta...
    ¡Osea que estabas en tetas!...jajaja
    Espero que el tío cumpliera y te lo pasaras genial! jajaja
    Esto das a pensar por escribir así...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  8. Tan incómodo resulta la música por más animada que sea, que a veces me gustaría más silencio y menos ruido. Ahí si, la charla no sufre interrupciones ni distracciones.
    Por lo demás, las nociones de uno puede ser la ignorancia del otro.
    Besos y saludos!!

    ResponderEliminar
  9. Y yo no sé de dónde salió eso de que las manchas blancas de las uñas son mentiras contadas. Pero parece que todo el mundo lo sabe...y es falta de calcio, supongo. ¿mienten los descalcificados? pues entonces todas las menopáusicas corremos el riesgo de mentir.

    ResponderEliminar
  10. Siempre hay mentiras por el camino, si... porque si no hay gente que cree que no se va a caminar...

    Sabiendo que son mentiras, fin de la conversación... desde luego

    Besos abisales

    ResponderEliminar
  11. en el alcance de sus brazos pensé que ibas a besarlo, pero después viste las manchas blancas, claro...

    abrazo*

    ResponderEliminar
  12. Una festichola de veteranos??? Hace poco canté unas canciones en uno de esos reencuentros. Fue lamentable. Menos mal que podés hacer belleza de lo patético. Un abrazo...

    ResponderEliminar
  13. un mentiroso nunca cambia
    es triste porque ni él es capaz de reconocer con los años qué fue verdad y qué engaño hasta en sí mismo

    un abrazo Lemaki, gracias por tu huella
    hay cantautores que no son de candilejas y farándula
    son del pueblo y para el pueblo la memoria
    y la sabiduría que no requiere de estridencias para hacerse saber

    pasa un hermoso WE TRUPANTU (AÑO NUEVO ORIGINARIO) o el adaptado occidental llamado Noche de San Juan

    besitos

    ResponderEliminar
  14. Hola, que tengas un excelente fin de semana, ha sido un placer leer tu blog, es excelente. Te invito de manera cordial a que visites el Blog de Boris Estebitan y leas un poema mío titulado “Muy tarde como para tomar acción”, es un poema sobre un amor que no pudo hacerse realidad.

    ResponderEliminar
  15. Hay quienes son artistas de la impostura. Un beso!

    ResponderEliminar
  16. Fijarnos en pequeños detalles si puede ser el augurio del inicio de un nuevo ciclo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Todo empieza con el contacto visual... Después, la pituitaria, las papilas gustativas y la dermis confirman o rechazan... Y mientras, las palabras son un fondo musical del que poco importa si lo dicho es verdad o mentira...

    ResponderEliminar
  18. ¿Como que todo parloteo empieza con algún engaño? Bueno si me paro a pensarlo un poco es verdad. Y no debiera serlo. La palabra ha perdido parte de su encanto para convertirse en la armadura del disfraz. Y desde luego, hay que estar a los detalles.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Hazme guirnaldas con mil palabras.
    Levanta un puente sobre tus ciénagas.

    Arráncame los colores de la blusa,
    alborota mi pelo sin una excusa.
    Miénteme despacio,
    miénteme en silencio...

    Hazme volar en un cielo a ras de suelo,
    sin llegar abrir la cremallera que sella
    todo una coraza de dudas

    Hazme guirnaldas con mil palabras
    líbrame del miedo a la verdad solitaria,
    líbrame del mal de esta plegaria.

    ResponderEliminar
  20. Hay quien la mentira la hace bandera de su verdad.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  21. Si ese carámbano no logró derretirse, la cosa está chunga.
    Besitos, Esi

    ResponderEliminar
  22. Que suerte que eres una gran observadora, así nunca te permitirás a propósito de tu propio consentimiento, que palabras llenas de engaños tapen la verdad que te demuestra el cuerpo que las emite.

    Un gran abrazo :)

    ResponderEliminar
  23. Todo parloteo se inica con algún engaño. Los hombres somos también mujeres.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  24. Hay personas que hacen de la mentira su hábitat , pero todo cae por su propio peso.

    un abrazo lleno de cariño, Monique.

    ResponderEliminar
  25. Pues ya tiene merito descubrir eso en un karaoke.
    Espero que no quedase atrapada por la mentira.

    Besos

    ResponderEliminar
  26. Estos encuentros y desencuentros no traen nada bueno, conversaciones en cafeterías y promesas vanas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  27. Un placer toparme con tu blog!!! Me encanta lo que escribes...

    Cordial saludo desde El Caribe

    ResponderEliminar
  28. Maravillosas letras,plenas, redondas y poéticas; sabes?
    Me hizo muchísima ilusión encontrar tu comentario, porque hace tiempo que he descuidado visitas, por diversas razones.

    !Gracias!

    Un gran abrazo... y prometo no descuidarme...!

    ResponderEliminar
  29. Mentiras, un tempano de silencios, monocorde conversación que resbala en los oídos, el antaño reluciente fornica del velador.
    Nada es definitivo, todo es mentira. Menos tu percepción de que aquello se había acabado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. La mentira, ese arma de doble filo que en tantas ocasiones hiere e incluso mata.
    Paso por aquí para visitar de vez en cuando a los buenos amigos y disfrutar de estos textos tan envidiables.

    Un abrazo muy fuerte

    ResponderEliminar
  31. Un fabulador consumado. Una gran persona, sin dudas.

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  32. Un relato impregnado con un tiempo ideal. Se hace corto y deja con ganas de más: es preciso. De la verdad y la mentira, no hay que hablar: son una misma impostora soberbia.

    ResponderEliminar
  33. Días de nostalgia, recuerdos y mentiras... una bien trenzada red de sentimientos Esi

    abrazos para ti :)

    ResponderEliminar