"¿Quién no habla de un asunto muy importante, muriendo de costumbre y llorando de oído?"

"¿Quién no habla de un asunto muy importante, muriendo de costumbre y llorando de oído?"
S. Choabert

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Adiós Emma



Giovanni Boldini
Con el tiempo me enseñaste que ya no lograré columpiarme de los árboles que me encuentro por el camino, donde las telas de arañas resistentes como un cable de acero y aún más elásticas permiten apartarme de las proteínas que me deparaba tu dieta. ¿Quien no ha creído en Madame Bovary al menos alguna vez, recogiendo las savias frescas en otro paraje y que esa esencia necesaria e imprescindible nos aspiraba para conseguir lo que deseaba? Es puro atavismo desfigurado en distanciamiento o en desánimo, zafándome del recuerdo al aprestar el cuello de la camisa con almidón aviando la faena agotadora de escabullirme del desvarío. Antes de firmar el contrato de permuta de tu adiós, requeriste de mí la cabellera del Halley a pesar de la reserva de tus contactos: exterioriza todo lo que guardes de tu adoración, apasionate escribiendo sobre mí. Si delineara tus imágenes, tus referencias, tus citas, tus indirectas y reticencias entre las líneas de un plano escribiría poesía lírica, épica y dramática. Pero me aleccionaste para no tratar los terremotos afectivos soterrando el trayecto de los anales. Olvidaré tu hipersensibilidad electromagnética a las ondas del teléfono móvil e ignoraré tu agudeza para que salgas de mi memoria evocadora pues en este momento deseo calmar mis aguas.

31 comentarios:

  1. Parece que no es un adiós fortuito, sino voluntario. De los más difíciles de llevar a cabo. Suerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Una magnífica sinergia que, sin embargo, no sé si logrará su objetivo

    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Emma fue una adelantada. Vos sos la mejor discípula, la maravilla. Sos, incluso, mejor que la maestra. Ella, apenas escribía diarios.

    ResponderEliminar
  4. "Pero me aleccionaste para no tratar los terremotos afectivos soterrando el trayecto de los anales." Me has dejado de piedra porque hay terremotos afectivos originados en el trayecto de los anales...No te quepa la menor duda.

    ResponderEliminar
  5. ¿Por qué esa privación de no columpiarte, de no lograrlo por tus propios medios? Si ya lo sacaste de tu memoria, "borrón y cuenta nueva" y por supuesto lograrás columpiarte.Solo hay que intentarlo.

    Bss.

    ResponderEliminar
  6. Todos los adioses son como una pequeña muerte, y si no queda ni el recurso a una simple llamada telefónica, entonces es una muerte verdadera. A lo mejor es merecida.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Me emborracho de poesía lírico - épica señorita Bovary. Al que le toque hacer un análisis sintáctico de las fabulosas frases le va a dar la risa.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  8. Estupendo escrito! Un placer encontrarme con tus letras, y así, poder saludarte.

    Abrazo grande!!

    ResponderEliminar
  9. Borron y cuenta nueva! A columpiarse nueva vez! Un abraXo

    ResponderEliminar
  10. Olvida todas esas ondas electromagnéticas y vuela a parajes libres y salvajes. La savia nueva tiene un no sé qué muy atractivo.
    Besos, Esi

    ResponderEliminar
  11. La vida está llena de paréntesis... que se abren... y se cierran... y se vuelven a abrir. Tras un adiós surge un hola; y tras la lagrima, la sonrisa.

    Aunque tarde mucho (el viaje es largo), el cometa volverá... (siempre vuelve)

    ResponderEliminar
  12. Dicen que quien quiere, puede. Así que si es tu deseo olvidarás. Claro que soy de las que pienso que no hay olvido , por mucho que nos empeñemos, para ciertas cosas...

    Besos

    ResponderEliminar
  13. No sé si las aguas volverán a su cauce, una cosa si ha quedado clara, que lo va a intentar, eso ya es algo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. un adiós permutable...
    yo no cambiaría el columpiarse en un árbol


    difícil es vaciar la memoria.(se puede?)

    mil besos*

    ResponderEliminar
  15. Yo me voy de aquí echando rayos y truenos, ¡que va! ¡ni muerto quiero que me quieras, qué barbaridad! Una epístola tuya, de amor, sería insoportable. Eso sí; no me perdería tu epitafio por nada del mundo..

    Adiós, me piro rapidito.

    ResponderEliminar
  16. El Sr. Zimmer anda hoy "De Engaños" en su blog.

    Yo no voy a analizar-te, tú sigue columpiándote, jaja.

    ResponderEliminar
  17. Emma estaba mortalmente aburrida. ¡Dios, siempre me exasperó ese personaje!
    Tus letras, por otra parte, siempre placenteras.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Es difícil tomar la decisión de calmar las aguas, pero una vez hecho todo mejora sensiblemente. El corte solo funciona si es serio y definitivo.

    Muy bueno.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Fantasticos bosques Tolkienianos. Pero eso se acaba, para todos lo que no quieren que dure para siempre e incluso para los que no piensan que posiblemente los cables de ese columpio se desgastaran hasta romperse. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. a mi ese tipo de hipersensibilidad me da escalofríos.. todas hemos sido, sino es así qué triste, alguna vez Madame Bovary.. besos

    ResponderEliminar
  21. Reencuentro de tibiezas, y saldo de cicatrices...con tu sensibilidad manifiesta.
    Saberse columpiar por entre los anales de aquella historia, convertida en memoria...que el fino cincel del tiempo desmennuzará en las partículas elementales...para que nuevas frecuencias modulen tus conversaciones nocturnas y se hagan cargo de tus anhelados susurros.

    Quien pudiese o pudiera,
    en tal caso...
    merecerte mereciera,
    conocer o concedieras,
    contemplarte si durmieras,
    antes de que amaneciera.

    ResponderEliminar
  22. OH! Impresionante.
    Hoy me has dejado sin palabras y eso que contigo, me salen como agua, aunque puedan enturbiarse.


    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  23. De los demás también recibimos lecciones sabias, a veces duras, pero eso hace que les prestemos atención y que las integremos

    ResponderEliminar
  24. La vida está llena de sorpresas, como cuando me encuentro con tus relatos. Besos.

    ResponderEliminar
  25. Un escrito increíblemente femenino. No es que haga diferencia de sexos, no me malinterpretes, pero un hombre no podría escribir un relato así, no con esas sensaciones que parecerían estar ausentes o dormidas en nosotros.
    Adiós Madame Bovary... y adión Ana Karenina.
    Un beso.
    HD

    ResponderEliminar
  26. Ese fue el primer libro que leí a una edad muy temprana, me lo regaló mi padre... Lo releí algo así como seis veces... Siempre me fascinó. Los estados de ánimo de Emma siempre asociados al tiempo que la circunda. Suelo recordar aquel día lluvioso que la acompañó a la tumba, cada vez que llueve de manera densa y pertinente.

    Y de esos terremotos afectivos no se salva nadie, pueden escampar pero siempre retorna alguna réplica.

    Besos.

    ResponderEliminar
  27. a veces dicen que despedirse es una excusa para volver a encontrarse...

    ResponderEliminar
  28. New Diet Taps into Innovative Plan to Help Dieters Lose 15 Pounds within Just 21 Days!

    ResponderEliminar